Contáctanos a socialismoenlared@gmail.com


Venezuela denuncia a los responsables de la crisis financiera en el consejo de DDHH de la ONU


Yvke/RNV

El embajador venezolano ante el Consejo de Derechos Humanos, Germán Mundaraín, denunció a los responsables de la crisis financiera mundial en Ginebra durante la décima sesión especial del organismo. "No se puede permanecer indiferente ante la grave violación de derechos humanos, como consecuencia de la crisis económica y financiera mundial que estamos padeciendo y que, como se sabe, se originó en los países capitalistas más desarrollados", afirmó.

Advirtió que quiénes propiciaron esta situación fueron los que promovieron los dogmas del neoliberalismo, alentaron la desregulación del mercado financiero, estimularon la especulación y la codicia. Mundaraín manifestó que la crisis tiene proporciones devastadoras, y sus consecuencias económicas y sociales son similares a los efectos de cualquier confrontación bélica. "Ha producido un masivo menoscabo de los derechos humanos, en particular, de los derechos económicos, sociales y culturales, generando un escandaloso aumento de la pobreza, sobre todo en los países menos desarrollados", señaló.

Para el diplomático venezolano, el mundo exige castigo para quienes cometieron esta grave estafa contra millones de personas, reseñó una nota de la Agencia Bolivariana de Noticias. Mundaraín sugirió que el Consejo exhorte a la comunidad internacional para la instauración de mecanismos nuevos y efectivos, nacionales e internacionales de control y supervisión del sistema financiero, que lo pongan al servicio de un desarrollo sustentable para los pueblos para atenuar los agudos desequilibrios existentes. "La República Bolivariana de Venezuela ratifica una vez mas su compromiso con los Derechos Humanos, específicamente los económicos, sociales y culturales, tan importantes para los sectores más vulnerables de la población por cuya integridad se teme en tiempos de crisis", concluyó.

La reunión del Consejo de Derechos Humanos se organizó para discutir sobre el impacto de esa situación económica internacional en el efectivo disfrute de los derechos humanos. Esta sesión fue convocada por los países No Alineados como Brasil y Egipto y contó con un firme apoyo del Grupo Africano, Venezuela y de 25 estados miembros y observadores del organismo.