Contáctanos a socialismoenlared@gmail.com


Discurso en la Conferencia de Bandung


Zhou Enlai

Pronunciado: En la Conferencia Afroasiática de países no-alineados realizada en Bandung, Indonesia, entre el 18 y el 24 de abril de 1955.
Versión dígital en castellano: China Radio International (CRI), 2006.
Esta edición: Marxists Internet Archive, mayo de 2007.
Derechos: CRI permite su reproducción para usos no-comerciales siempre y cuando se indique la autoría del artículo y se le comunique el hecho a CRI.



Señor Presidente y señores delegados:

Ha dado comienzo la Conferencia Afroasiática de la que está pendiente todo el mundo. La delegación de la República Popular China se siente muy complacida de poder abordar aquí, junto con las delegaciones de otros países, los asuntos comunes que preocupan a nuestros países afroasiáticos. Ante todo quisiéramos agredecer a Birmania, Ceylán, la India, Indonesia y Pakistán, los cinco países patrocidadores de esta conferencia, su iniciativa y sus esfuerzos para que hayamos podido reunirnos. También quisiéramos expresar nuestro agradecimiento al gobierno de la República de Indonesia, anfitrión de esta conferencia, por los excelentes preparativos que ha hecho.

Es la primera vez en la Historia que tantos países de Asia y Africa se reúnen en una conferencia como ésta. En ambos continentes vive más de la mitad de la población mundial. Los pueblos afroasiáticos han creado espléndidas culturas milenarias que han contribuido enormemente al desarrollo de la Humanidad. En la época moderna, la mayoría de los países de Asia y Africa han sido víctimas en diferente grado del saqueo y la opresión del colonialismo, de modo que se ven obligados a vivir en una situación de pobreza y atraso. Nuestros clamores han sido silenciados, nuestros deseos atropellados y nuestros destinos manipulados por otros, de modo que no tenemos otro remedio que levantarnos contra el colonialismo. Nuestros sufrimientos y nuestra lucha son los mismos por lo que los diversos pueblos afroasiáticos nos comprendemos fácilmente y simpatizamos y nos solidarizamos sinceramente desde hace tiempo.

Últimamente la fisonomía de las regiones de Asia y Africa ha sufrido enormes cambios. Cada vez son más los países afroasiáticos que se han liberado o se están liberando de las trabas del colonialismo. Los países colonizadores ya no pueden seguir saqueando y oprimiendo con los métodos del pasado. La Asia y la Africa de hoy no son las mismas de ayer. Muchos países de ambos continentes son dueños de sus destinos tras esfuerzos prolongados. Nuestra conferencia refleja estos cambios históricos determinantes.

A pesar de ello, la dominación del colonialismo en estos dos continentes todavía no ha terminado y los nuevos colonizadores intentan sustituir a sus antecesores. No pocos pueblos afroasiáticos siguen llevando una vida de esclavos colonialistas, sufriendo la discriminación racial y viendo cómo sus derechos humanos son atropellados.

Nuestros países afroasiáticos escogen diferentes caminos para alcanzar la libertad y la independencia pero es unánime nuestra voluntad de conseguirlas y consolidarlas. Independientemente de las condiciones concretas de cada uno de nuestros países, la mayoría de nosotros necesitamos superar la situación de atraso producto de la colonización y lograr cada uno nuestro desarrollo según la voluntad de nuestros pueblos y sin interferencia foránea.

Los pueblos afriasiáticos han sido víctimas de agresiones y guerras durante mucho tiempo. Muchos de ellos fueron obligados por los colonizadores a ser carne de cañón en las guerras de agresión por lo que no pueden sino odiarlas. Son conscientes de que la amenaza de nuevas guerras no sólo perjudica su indepedencia y desarrollo sino que también refuerza su subyugación al colonialismo. Por esta razón, los pueblos afroasiáticos comprendemos profundamente el valor de la paz mundial y de la independencia nacional. En estas circunstancias, garantizar la paz en el mundo, conseguir y salvaguardar la independencia nacional y promover la cooperación no pueden sino ser deseos comunes de todos los países afroasiáticos.

Tras el armisticio en la República Popular Democrática de Corea, la Conferencia de Ginebra contó con el apoyo de cinco países de la Conferencia de Colombo y desde la base del respeto a la independencia nacional logró un alto el fuego en Indochina. En aquel entonces, se alivió relativamente la tensión internacional lo que supuso un soplo de esperanza para los pueblos del mundo, particularmente los asiáticos. Sin embargo, los acontecimientos internacionales que siguieron jugaron en contra de la voluntad de los pueblos. Las crisis bélicas aumentan en Oriente y Occidente. Las aspiraciones tanto del pueblo coreano como del alemán han sido impedidas. El acuerdo de la Conferencia de Ginebra para la restauración de la paz en Indonesia corre el riesgo de ser violado. Estados Unidos sigue creando tirantez en la región de Taiwán. Son cada vez más las bases militares de países occidentales asentadas en Asia y Africa. Estos países dicen abiertamente que las armas atómicas son convencionales y se preparan para una guerra atómica. Los pueblos asiáticos no pueden olvidar que la primera bomba atómica cayó en su territorio ni que la primera víctima de las pruebas de la bomba de hidrógeno fue asiática. Los pueblos afroasiáticos, igual que los de otras regiones del mundo, no pueden sino estar preocupados por la creciente amenaza de la guerra.

De todos modos, los países agresores que se preparan para una guerra son una exigua minoría. La mayoría de los pueblos del mundo, independientemente del sistema social bajo el que vivan, aspiran a la paz y se oponen a la guerra. El movimiento por la paz en los diferentes países del mundo ha logrado un profundo y amplio desarrollo. Exige poner fin a la carrera armamentista y pide que los países grandes sean los primeros en alcanzar un acuerdo para el desarme. Solicita la prohibición de las armas atómicas y las demás armas de destrucción masiva. El movimietno por la paz pide que la energía atómica sea utilizada con fines pacíficos en beneficio de la Humanidad.

Estos clamores ya no pueden seguir siendo menospreciados; la política de agresión y guerra cuenta cada vez con menos apoyo. Los conspiradores de la guerra han hecho de las amenazas bélicas un instrumento de uso frecuente para promover su política de agresión. Sin embargo, estas amenzas no podrán intimidar a quienes están determinados a resistir y sólo consiguen sumir a los amenazadores en el aislamiento y el caos. Estamos convencidos de que junto a todos los pueblos y países amantes de la paz, ésta se puede salvaguardar siempre que estemos resueltos a ello.

La mayoría de los países afroasiáticos, incluido China, estamos muy atrasados económicamente debido a la prolongada colonización. Por eso, no sólo pedimos la independencia política sino también la económica. Por supuesto, la independencia política que exigimos no implica una política de exclusión para los países no afroasiáticos. Pero la época en que los países occidentales dominaban nuestro destino ha pasado y éste ha de ser dirigido por nosotros mismos. Debemos trabajar para lograr la independencia económica de cada uno de nuestros países y eso no significa rechazar la cooperación económica con las naciones de otros continentes. Sin embargo, exigimos cambiar la situación de explotación en que los atrasados países orientales nos encontramos respecto a los colonizadores occidentales y queremos desarrollar una economía independiente y de autodecisión. Conquistar la independencia total es el objetivo por el que la mayoría de los países y pueblos afroasiáticos venimos luchamos tanto tiempo.

En China, después de que el pueblo se adueñase de su propio país, todos nuestros esfuerzos han estado encaminados a eliminar el atraso heredado de la longeva sociedad semicolonial y a convertir al nuestro en un país industrializado. En los últimos cinco años, hemos recuperado la economía nacional devastada por las prolongadas guerras y en 1953 hemos comenzado el primer plan quinquenal de construcción económica. Gracias a estos esfuerzos, el volumen de producción en los principales sectores industriales, como la siderurgia, el algodón y los cereales, ha alcanzado un récord histórico. Sin embargo, estos éxitos son insignificantes comparados con nuestras necesidades reales ya que estamos muy atrasados en comparación con los países industrializados altamente desarrollados. Igual que otros países asiáticos, necesitamos urgentemente un entorno internacional de paz que facilite el desarrollo de nuestra economía independiente y de autodecisión.

Los países afroasiáticos contrarios al colonialismo y celosos de su independencia nacional aprecian más sus derechos. Todos los países, sean grandes o pequeños, fuertes o débiles, deben gozar de igualdad de derechos en las relaciones internacionales. Su soberanía y su integridad territorial deben ser respetadas, nunca violadas. Los pueblos de todos los países dependientes deben gozar del derecho de autotederminación nacional en vez de ser perseguidos y esquilmados. Todos los pueblos, independientemente de su raza o color, deben gozar de los Derechos Humanos básicos en vez de ser maltratados y discriminados. Sin embargo, es fácil apreciar que aún no han cesado las represiones violentas contra los pueblos de Túnez, Marruecos, Argelia y otros países que persiguen la independencia; aún no han sido detenidas la discriminación y la opresión raciales en la Federación Sudafricana y otras regiones; y aún no se ha resuelto el problema de los refugiados árabes en Palestina.

Ahora podemos decir que el rechazo a la discriminación racial, la exigencia de los Derechos Humanos básicos, la oposición al colonialismo, la demanda de la indepedencia nacional y la salvaguarda resuelta de la soberanía e integridad territorial son la demanda común de los países afroasiáticos y sus pueblos que se han despertado. La lucha del pueblo egipcio por recuperar la soberanía de la zona del Canal de Suez, la del iraní por recuperar la soberanía de los recursos petrolíferos, la demanda del pueblo hindú por recuperar los derechos territoriales del Goa, y la del indonesio por recuperar sus derechos territoriales de Irian Occidental se han ganado la simpatía de muchos países afroasiáticos. Igualmente, la demanda de China de liberar su territorio de Taiwán también se ha granjeado el apoyo de todos los pueblos de Asia y Africa. Esto demuestra que los pueblos afroasiáticos nos comprendemos, simpatizamos y nos solidarizamos.

La paz sólo será garantizada con el respeto mutuo a la soberanía y la integridad territorial. La violación de la soberanía e integridad territorial y la intervención en los asuntos internos de cualquier país perjudicarán inevitablemente la paz. Si todos los países se comprometen a la no agresión mutua se podrán crear las condiciones de coexistencia pacífica en las relaciones interestatales. Si todos los países se comprometen a la no intervención en los asuntos internos del otro, los pueblos de los diversos países podrán elegir, según su propia voluntad, su sistema político y su modo de vida. El acuerdo sobre la recuperación de la paz en Indochina fue alcanzado por las diversas partes en la Conferencia de Ginebra sobre la base de un compromiso de respeto a la independencia, la soberanía y la integridad territorial de los países indochinos y la no intervención en sus asuntos internos. Por ello, la Conferencia de Ginebra establece que los países de Indochina no partiparán en alianzas militares ni albergarán bases militares de países extranjeros, creando así las condiciones favorables para establecer una zona de paz. Sin embargo, hemos visto después de la Conferencia de Ginebra una tendencia de desarrollo contraria y desfavorable para los intereses de los pueblos indochinos y para la paz. Consideramos que el acuerdo de Ginebra sobre la recuperación de la paz en Indochina debe ser cumplido de forma estricta y al pie de la letra sin ninguna intervención ni obstaculización. Y el problema de la reunificación pacífica de la República Popular Democrática de Corea también debe ser solucionado conforme a los mismos principios.

Los países afroasiáticos necesitamos la cooperación económica y cultural ya que nos ayudará a cambiar nuestra fisonomía rezagada causada por el saqueo y la opresión prolongados del colonialismo. La cooperación entre los países afroasiáticos debe basarse en la igualdad y el beneficio mutuo sin ninguna condición de previlegio adicional. Los intercambios comerciales y la cooperación económica entre nosotros deben tener como meta promover el desarrollo económico independiente de cada uno de nuestros países sin que ninguno se convierta en un simple productor de materias primas o un simple mercado de productos de consumo. Los intercambios culturales deben respetar el desarrollo de nuestras culturas nacionales sin menospreciar las ventajas y puntos fuertes de cada uno de nuestros países para que podamos conocernos y asimilarnos mutuamente.

Hoy día, cuando los pueblos de Asia y Africa asumimos nuestro propio destino, la magnitud de nuestra cooperación económica y cultural no puede ser muy grande. A pesar de ello podemos afirmar que esta cooperación establecida sobre la base de la igualdad y el beneficio mutuo tiene grandes perspectivas de desarrollo. Estamos firmemente convencidos de que con el desarrollo industrial de nuestros países afroasiáticos y el aumento del nivel de vida de nuestros pueblos, y con la eliminación de los obstáculos foraneos artificialmente infiltrados en las relaciones comerciales internacionales, aumentarán gradualmente los intercambios comerciales y la cooperación económica entre los diversos países afroasiáticos y serán cada vez más frecuentes los intercambios culturales.

Conforme a los principios de respeto mutuo a la soberanía e integridad territorial, no agresión mutua, no intervención en los asuntos internos del otro, igualdad y beneficio mutuo, los países con diferentes sistemas sociales pueden coexistir pacíficamente. Desde el compromiso de cumplir estos principios, no hay motivo para no poder resolver las disputas internacionales mediante consultas.

Para salvaguardar la paz mundial, los países afroasiáticos con situaciones similares debemos tomar la delantera en cooperación y convivencia pacífica. No debería prolongarse la existencia de discordias y distanciamientos entre los países afroasiáticos provocados por la colonización. Debemos respetarnos mutuamente y disipar las posibles sospechas o temores entre nosotros.

El gobierno de la República Popular China está totalmente de acuerdo con el objetivo de la Conferencia Afroasiática establecido por los Primeros Ministros de los cinco países del sur de Asia en el comunicado conjunto de la Conferencia de Bogor. Somos de la opinión de que con el fin de contribuir al impulso de la paz y la cooperación mudiales, los diversos países afroasiáticos deben buscar primero la buena voluntad y cooperación entre ellos y establecer relaciones de amistad y buena vecindad conforme a los intereses comunes. La India, Birmania y China han definido los cinco principios de coexistencia pacífica como principios que rigen las relaciones bilaterales. Basándose en estos principios las primeras negociaciones entre China e Indonesia sobre la nacionalidad de sus ciudadanos residentes en el otro país han logrado buenos resultados. Cuando se celebró la Conferencia de Ginebra, China también manifestó que deseaba desarrollar relaciones de amitad con los diversos países indochinos sobre la base de estos cinco principios. De acuerdo con ellos, no hay motivo justificado para no poder mejorar las relaciones entre China y países vecinos como Tailandia y Filipinas. China está dispuesta a cumplir estrictamente estos principios sobre los que establecer relaciones de normalidad con los demás países afroasiáticos y desea promover la normalización de las relaciones sino-japonesas. Para aumentar la comprensión mutua y la cooperación entre los países afroasiáticos, proponemos visitas amistosas entre los gobiernos, parlamentos y organizaciones populares de los diversos países.

Señor presidente y señores delegados:

Ya pasó para siempre la época en que el destino de los pueblos afroasiáticos se dejaba manipular deliberadamente por otros. Estamos convencidos de que nadie podrá arrastrarnos a una guerra si estamos decididos a salvargardar la paz mundial; nadie podrá continuar subyugándonos si estamos determinados a lograr y salvaguardar la inpedencia nacional; nadie podrá separarnos si estamos decididos a cooperar amistosamente.

Lo que necesitamos los países afroasiáticos es paz e independencia, no queremos ver confrontación entre países afroasiáticos y países de otras regiones ya que también necesitamos tener relaciones de paz y cooperación con los países de las demás regiones.

Nuestro encuentro ha sido extraordinario. A pesar de las muchas divergencias entre nosotros, éstas no deberían afectar a nuestra voluntad común. Nuestra conferencia debe reflejar de algún modo nuestra voluntad común para que se convierta en una valiosa página en la historia de Asia y Africa. Al mismo tiempo, hay que continuar manteniendo los vínculos que hemos establecido durante esta conferencia para que podamos hacer contribuciones aún mayores a la paz mundial.

Como bien ha dicho su majestad el Presidente de la República de Indonesia, Sukarno, los pueblos afroasiáticos debemos unirnos.

¡Formulemos votos por el éxito de la conferencia!