Contáctanos a socialismoenlared@gmail.com


La Enmienda Constitucional y la construcción del Socialismo



Por Luis R Delgado J

El llamado que ha hecho el Comandante Chávez a la enmienda constitucional, para garantizar la posibilidad de reelección indefinida del cargo presidencial, marca el inicio de una nueva batalla de carácter estratégico para la Revolución Bolivariana, que tiene repercusiones en los diversos procesos históricos de cambio en curso en varios países del continente y el mundo.

Nuevamente emerge con fuerza la dinámica lucha de clases que ha caracterizado a Venezuela en la última década, se trata de la contradicción Imperio-Nación, sectores oligárquicos apátridas vs. sectores populares, lucha de la cual depende la concreción de la Liberación Nacional y la construcción del Socialismo, o la restauración de un grupo dominante dispuesto a reconstituir en toda su extensión el modelo capitalista dependiente que tanto sufrió el pueblo durante el siglo XX, ni mas ni menos está en juego.

El hecho de que el Comandante Chávez pueda ser reelegido democráticamente por las mayorías populares, es una condición sine qua nom para llevar a feliz término la lucha por la Patria Grande y el Socialismo. Sin caer en mesianismo ni en culto a la personalidad debemos decir con toda seriedad que esto es así por diversas razones.

En primer lugar el liderazgo histórico de Chávez es indiscutible, se trata de un liderazgo que va más allá de las fronteras venezolanas y que tiene la capacidad de aglutinar en un bloque histórico un conjunto de clases y sectores sociales disímiles, hasta contradictorios, logro poco común en un dirigente político. Esto le ha permitido agrupar una potente Alianza Antiimperialista que hasta ahora ha sido prácticamente invencible en las urnas electorales, forma de lucha hoy predominante en la Revolución Bolivariana.

Por otro lado Chávez ha demostrado ser en su desempeño como líder un acertado estratega y táctico (lo que no implica que no haya cometido errores), sin comparación con ningún político venezolano de la revolución o de la derecha.

De esta manera en Venezuela no hay nadie mejor que Chávez para liderar la lucha antiimperialista y anticapitalista, bien sea por su capacidad de movilización de masas, de aglutinar sectores y clases sociales que van desde cierta burguesía hasta los sectores trabajadores del campo y la ciudad, o bien por su capacidad como estratega de la Revolución.

Ahora bien, no esta demás expresar algunos puntos críticos: que Chávez es fundamental para la construcción del Socialismo y la total independencia nacional es una verdad, como también es verdad que sin organización popular, sin Poder Popular, sin un verdadero Partido Revolucionario, sin Dirección Colectiva de la Revolución, sin pueblo conciente y combativo los objetivos históricos jamás serán logrados.

El imponente liderazgo de Chávez es una fortaleza frente a una oposición dividida en varios caudillos, pero a su vez es una debilidad ya detectada por el enemigo, nunca subestimemos el peligro del magnicidio, la oposición y el imperialismo apuestan que con esta acción pueden dar al traste con la Revolución Bolivariana. Por lo tanto el pueblo, los revolucionarios y las revolucionarias deben estar prestos para impedir cualquier agresión que pretenda frenar los procesos de cambio en curso.

No olvidemos lo anterior para no caer en mesianismo de ningún tipo, recordemos lo que expresó alguna vez el Che: “libertadores son los pueblos”.