Contáctanos a socialismoenlared@gmail.com


Los costes humanos de la crisis económica en EE.UU.

sábado, 31 de enero de 2009



Nick Turse
TomDispatch

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Introducción del editor de TomDispatch

Los titulares lo dicen todo. Mi periódico local presentó las noticias de un modo bastante suave como “Los despidos se extienden a más sectores de la economía”; el Washington Post eligió algo un poco más fuerte: “Los despidos hieren en lo más vivo a la economía”, Los Angeles Times eligió “Diluvio de despidos afectan la economía de EE.UU.,”, el Indianapolis Star, “50.000 nuevas cartas de despido se acumulan”; y el San Jose Mercury, “Lunes sangriento: Firmas en EE.UU. reducen 50.000 empleos.”

En una conferencia de prensa, el nuevo presidente recitó rápidamente nombres seleccionados de la fila de las mejores compañías que estaban desechando cuerpos y terminando vidas: “Durante los últimos días hemos sabido que Microsoft, Intel, United Airlines, Home Depot, Sprint Nextel, y Caterpillar están eliminando cada una miles de puestos de trabajo. No son sólo números sobre una página. Como en el caso de los millones de puestos de trabajo perdidos en 2008, se trata de hombres y mujeres trabajadores cuyas familias han sido desestabilizadas y cuyos sueños han sido postergados.”

Mientras tanto, el cálculo diario de la cantidad de despidos, dependiendo de cómo se cuente y si uno habla del ámbito global o nacional, afectó a todo el mundo – más de 40.000, 50.000, 55.000, más de 60.000, 71.400, 76.000. Véase como se quiera, son cuentas asombrosas que, como escribió Econowhiner en su blog, dio a la frase “Lunes sangriento” un nuevo significado en nuestro mundo.

Súmese la posibilidad de que el diluvio de embargos pueda llegar a ser posiblemente mayor de lo imaginado y que, como indica Nick Turse en su último artículo, que “bloody” ya no sea una metáfora. [“bloody” significa “sangriento” pero en lenguaje coloquial se usa como ‘maldito’, N. del T.]. Cada vez más los, “sangrientos” despidos y los “sangrientos” embargos llevan a hechos “sangrientos” en la vida de EE.UU. Es una historia crucial que Turse comenzó a cubrir en octubre en un artículo: “Comienzan a medir la catástrofe financiera en EE.UU. no sólo en dólares y centavos, sino en sangre” que exploró informes locales de prensa de todo el país sobre actos extremos de estadounidenses angustiados y desesperados. Como su serie “Fallen Legion” de la era de Bush – un historial invaluable de los íntimos del gobierno que “cayeron” mientras luchaban por mantener la línea contra el gobierno lejos del infierno – es un tema al que TomDispatch tendrá que volver regularmente. Después de todo, como deja demasiado en claro el “Lunes sangriento”, el sangriento recuento de actos extremos en EE.UU. probablemente aumentará durante mucho, mucho tiempo. Tom

Colapso financiero y mental


Los costes humanos de la crisis económica

El recuento del número de víctimas sigue aumentando. Durante meses y meses, marcados por bancarrotas, embargos, desalojos, y despidos, el colapso económico total ha cobrado un precio alto a los estadounidenses. Como reacción, una serie de actos extremos, incluyendo suicidios, heridas auto-infligidas, e incendios intencionales han aparecido en las noticias locales. En octubre de 2008, un análisis de informes de prensa a escala nacional indicó que una epidemia de tragedias provocadas por la crisis financiera ya se había propagado de Pasadena, California, a Taunton, Massachusetts, de Roseville, Minnesota, a Ocala, Florida.

En los tres meses desde entonces, el sufrimiento ha esta migrando hacia arriba. Un número creciente de los ricos del mundo han llegado a los titulares por prominentes suicidios por motivos financieros. Como el “millonario financista” nacido en Nueva Zelanda quien saltó delante de un tren expreso en Gran Bretaña o el “magnate alemán” quien hizo lo mismo en su patria. Han aparecido, con creciente regularidad, en las primeras planas en todo el mundo. Un ejemplo sería el administrador financiero basado en Nueva York,

René-Thierry Magnon de la Villehuchet, quien se cortó las venas después de “perder más de 1.000 millones de dólares de dinero de clientes, incluyendo gran parte de, si no toda, la fortuna de su propia familia.” A fin de cuentas, fue una víctima más del timo Ponzi de 50.000 millones de dólares del estafador financiero

Bernard Madoff'.

Un número desconocido pero creciente de trabajadores menos acaudalados, pero claramente pudientes, del campo financiero, también se han matado como resultado de la crisis económica – con menos cobertura en la prensa. Tomemos, por ejemplo a un ex analista en Bear Stearns, de 51 años. Al saber que lo despedirían después que JPMorgan Chase adquirió a su fracasado empleador, se “tiró por la ventana” de su apartamento en el piso 29 en Fort Lee, Nueva Jersey. O consideremos al corredor de propiedades comerciales de 52 años de Chicago suburbano quien “se quitó la vida en una reserva natural” sólo “un mes después que se preocupó en público por un mercado retador,” o el “socio administrador en Leeward Investments" de San Carlos, California, de 50 años, quien fue aniquilado “en los mercados” y “se sofocó hasta morir.”

La psicóloga clínica de Beverly Hills, Leslie Seppinni, describió en cierto modo nuestra situación cuando dijo a la revista Forbes que era “la primera vez en sus 18 años de carrera que hombres de negocios la llamaban con impulsos suicidas por su condición financiera.” Sólo en los últimos tres meses, “ha intervenido en por lo menos 14 casos de hombres que consideraban seriamente en quitarse la vida.” Seppini brindó la siguiente observación: “Se sienten culpables y avergonzados porque piensan que debieran haber sabido lo que se venía en el mercado o que debieran haberse salido más rápido.”

A pesar de ello, es sobre todo en la Calle Mayor, no en Wall Street, donde la gente se ve impulsada a extremos que en otros tiempos hubieran sido inimaginables. Y aunque es siempre imposible conocer la miríada de factores, incluyendo algunos profundamente personales, que contribuyen a actos drásticos, violentos u otros, muchos de los publicados recientemente están indudablemente vinculados, o por lo menos en parte, a la manera como se ha desbaratado la economía.

Como resultado, siguen borboteando en la superficie los informes sobre gente impulsada a cualquier cosa, desde robos armados a suicidios con motivos financieros como reacción a las nuevas realidades fiscales. Y ya que sólo un cierto porcentaje de esos actos recibe cobertura mediática, el repiqueteo de lo que aparece en las noticias tiene que ser considerado alarmante.

Ganándose la caja

En septiembre de 2008, una mujer de 23 años de West Norriton, Pennsylvania, asaltó un banco, informó la policía, para pagar el arriendo. Según el detective de East Norriton sargento Peter Mastrocola: “Ella dijo que el motivo por el cual fue al PNC Bank y cometió el robo fue porque estaba atrasada en dos meses con su alquiler y que iban a desalojarla.” En los hechos, después de robar 1.410 dólares, la joven dijo a la policía que “tomó el dinero del robo y fue a otro banco donde compró un cheque bancario por 1.410 dólares pagadero a Westover Village Apartments…"

El siguiente mes, en Northampton, Pennsylvania, informan que una mujer de 49 años robó un banco y, sólo 18 minutos después, “llegó a un negocio de cambio de cheques e hizo varias órdenes de pago – en total por 1.090 dólares – para pagar una parte del alquiler que debía a su propietario.” Según papeles del tribunal, un “informante confidencial” dijo a la policía que la mujer le había confiado que “iba a robar el banco para cumplir con unos 1.800 dólares en alquiler atrasado.” La policía informó que “estaba a punto de ser desalojada.”

No se trata, sin embargo de un fenómeno peculiar de Pennsylvania. Como informó hace poco Los Angeles Times: “Otra señal de los malos tiempos económicos… robos de bancos, que habían estado disminuyendo desde hace años, aumentaron en 2008 en el sur de California… [en un] 22% en comparación con 2007.” En

Orange County, el aumento fue especialmente agudo, un salto de 41% a 145 robos. De la misma manera,

Inland Empire News Radio informó que las autoridades atribuyeron un aumento de un 13% de los robos de bancos en los distritos Riverside y San Bernardino al “pobre estado de la economía.”

“Ciertamente hemos visto un aumento en los robos de bancos en todo el país, particularmente en nuestras áreas metropolitanas,” señaló recientemente el Agente Especial del FBI Scott Wilson. “La tasa de robos de bancos ha aumentado dramáticamente.”

El año pasado, según el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York, los robos de bancos en esa ciudad aumentaron a más de 430, un aumento de un 54% por sobre 2007. Sólo el 29 de diciembre, señaló CNN, “ladrones atacaron cinco bancos en la Gran Manzana, algunos atacando a plena luz del día y cerca de hitos famosos.” Entrevistado por el New York Times, un cliente de uno de los bancos robados describió lo obvio: “Me hace pensar que la recesión hace que la gente llegue a medidas extremas.” El profesor de economía de la Universidad Wesleyan de Illinois, Mike Seeborg está de acuerdo. Comentando un parecido aumento local de la criminalidad, dijo a una estación de televisión de Central Illinois: “Hay una relación obvia en todo el país: cuando la economía está en mal estado, cuando el desempleo comienza a aumentar, si la gente pierde sus puestos de trabajo y la producción disminuye, los crímenes contra la propiedad aumentan especialmente.”

Tendencias suicidas

Por los menos 33 personas decidieron cometer suicidio en parques nacionales en 2008. Y parecía haber un componente económico en por lo menos algunos de los casos. Por ejemplo, una información de Associated Press señaló que un “constructor de 49 años culpó a la economía en una nota que dejó para su ex esposa y su abogado antes de matarse al borde de un bosque en el Parque Nacional Battlefield de Kennesaw Mountain en Georgia.” De la misma manera, en octubre, Bruce J. Colburn, “ex ejecutivo empresarial, recién desempleado” de Reading, Pennsylvania, viajó al escénico Parque Nacional Glacier de Montana donde “se disparó en el pecho con una pistola, según funcionarios del parque.”

Otros se quedaron más cerca de casa.

El 14 de octubre de 2008, una mujer en Bogart, Georgia, “debía ir al tribunal para una audiencia de desalojo.” En lugar de hacerlo, llamó a la policía e informó que estaba pensando en matarse. Poco después, se disparó en la cabeza. El 29 de octubre, un hombre de 47 años de Blount County, Tennessee, “se mató cuando agentes del alguacil trataron de desalojarlo de su casa alquilada.” El mes siguiente, según Mike Witzky, director ejecutivo del Consejo de Salud Mental y Recuperación en Union County, Ohio, dos hombres del lugar se suicidaron por problemas financieros, mientras otro falló en el intento.

El 5 de diciembre de 2008, Ricky Guseman de West Palm Beach, Florida, debía ser desalojado. En su lugar, funcionarios locales dijeron al Sun-Sentinel de South Florida, se “parapetó en un remolque… incendió el lugar y se disparó en la cabeza con una escopeta.”

En diciembre, investigadores del investigador de muertes violentas en Kern County, California, revelaron que “estaban presenciando una ola de gente que se suicida por estrés financiero,” un aumento de entre 5 y 10% por sobre 2007.

Un análisis de los “informes de muertes” en 2008 en Milwaukee County, Wisconsin, de la afiliada local de ABC televisión WISN-TV, estableció que “la presión financiera en una economía difícil ha llevado a medidas desesperadas.” De 108 suicidios – un aumento de un 20% sobre cualquiera de los últimos tres años – por lo menos un 25% de las víctimas “tenían problemas financieros.” Por ejemplo, el residente de Wauwatosa, Tom Brisch, padre de dos hijos, enfrentó tiempos difíciles después que su esposa de 20 años, Sherry, perdió su trabajo. Al mismo tiempo su trabajo como vendedor de coches Ford sólo a comisión, fue víctima del apático mercado automotor. Como Sherry resumió la situación después de su suicidio: “El cuadro económico con un niño que va a la universidad, otro que comienza la escuela secundaria… era bastante triste y teníamos dificultades.” Volvió un día a casa para descubrir que su marido se había colgado. En el bolsillo de su camisa había una nota en la que “pide perdón y escribe que no podía arreglárselas para cubrir sus necesidades.”

WISN-TV descubrió numerosas tragedias similares, incluyendo:

* Un hombre de Milwaukee de 21 años quien se disparó en la cara “después que se le acabó el [seguro de] desempleo.”
* Un hombre de West Allis de 43 años que se colgó con una correa en el sótano. “Los pagos de la hipoteca están atrasados,” dijo su amiga a la policía. “Hay cuentas médicas astronómicas.”
* Una mujer de Milwaukee de 40 años que tomó una sobredosis después de tener “problemas financieros.”
* Un hombre de Milwaukee de 24 años, “despedido de su trabajo tres semanas antes,” quien se sofocó con film de Saran.
* Y un hombre de Milwaukee quien se disparó en la cabeza. Había perdido su trabajo seis semanas antes.

En enero, a menos de una hora en coche al sur de Milwaukee, el coche de Staci Paul de 37 años, fue sacado del Lago Michigan, pero no pudieron encontrar el cuerpo de la mujer de Kenosha, Wisconsin. Como señaló, sin embargo, un artículo en Kenosha News, amigos “dijeron que las cosas no iban bien para Paul. Como madre soltera, trabajaba duro para conseguir trabajos y al empeorar la economía, especularon sus amigos, Paul podría haber tenido algunos problemas financieros. Los antecedentes del tribunal también muestran que Paul había sido desalojada de su casa en octubre.”

Señales de alarma

Al parecer Paul pensó que tenía que arreglárselas sola. Otros, sin embargo, han pedido ayuda. Según un informe del 9 de enero en Pittsburgh Post-Gazette, la policía local recibió un llamado telefónico respecto a un residente de Westview, Pennsylvania, de 64 años, quien estaba “aparentemente perturbado por perder su casa.” Cuando llegaron a la casa, lo encontraron “sentado en una reposera en su entrada de auto, con un rifle bajo su mentón.” Fue detenido y enviado a una clínica psiquiátrica para “evaluación.”

Cada vez más almas desesperadas también han llamado a la Línea de Prevención Nacional del Suicidio, que registró un récord de 568.437 llamados en 2008. (El año anterior hubo sólo 412.768 llamados semejantes.) Del mismo modo, una reciente investigación de Marilyn Elias de USA Today estableció que los teléfonos de emergencia para suicidios en Dallas, Pittsburgh, San Francisco suburbano, Hyattsville (Maryland), Georgia, Delaware, y Detroit han informado todos de “aumentos en los llamados desde la caída de la economía.” El informe agregó:

“En Boston, más llamados de personas con problemas de salud mental a los teléfonos de emergencia mencionan pérdidas de puestos de trabajo, desalojos o temores de perder sus casas, dice Roberta Hurtig, directora ejecutiva de Samaritans Inc. [una organización de voluntarios sin fines de lucro dedicada a reducir la incidencia de suicidios.]

En Kalamazoo, Mich[igan], y otros locales, las personas que llaman con enfermedades mentales como ser desorden bipolar dicen que la pérdida del seguro y los recortes en los programas de salud pública les impiden conseguir medicamentos.

“En el Centro de Crisis en Gary Ind [iana], aumentan los llamados de personas con tendencias suicidas con preocupaciones económicas, y su depresión es más severa, dice Willie Perry, coordinador de programas de la línea de emergencia.”

En Franklin County, Ohio, los voluntarios de la línea de emergencia están “registrando más llamados de personas en dificultades financieras, dice Mary Brennen-Hofmann, coordinador de servicios de prevención de suicidios en North Central Mental Health Services en Columbus." Siguió diciendo: “Hemos visto muchos más llamados relacionados con problemas financieros, desalojos, embargos y pérdidas de puestos de trabajo.”

Análogamente, la Hopeline of North Carolina Inc.en Raleigh experimentó un salto de un 50% en la cantidad de llamados en octubre y noviembre. “Recibimos llamados de personas con tendencias suicidas porque el mercado bursátil ha bajado,” dijo la directora ejecutiva Courtney Atwood. “Han perdido dinero y no pueden mantener a su familia.”

En Los Angeles, los llamados a “la línea de emergencia para suicidas más activa” de la ciudad aumentaron en hasta un 60% el año pasado. “Hace un año, muchos de los llamados que recibíamos eran de personas con enfermedades mentales,” comentó Sandri Kramer, directora de programas del centro que opera la línea de emergencia. “Ahora muchos de los llamados son de gente que ha perdido su casa, o su trabajo, o que todavía tiene trabajo pero que no puede hacer frente al coste de la vida.”

Problemas domésticos

No es sorprendente que el colapso total de la economía haya contribuido también a tensiones en los matrimonios y, según expertos, a un aumento en la violencia doméstica. Retha Fielding, portavoz de la Línea Nacional de Emergencia para Violencia Doméstica, señala que los llamados aumentaron un 18% entre octubre de 2007 y octubre de 2008 y atribuye el aumento a la mala situación de la economía. “Produce un aumento del estrés y de la violencia en los hogares. La violencia doméstica tiene que ver con control. Si se pierde el trabajo, es control que no se tiene, así que se puede desear tener más control en casa.”

Algunas veces la violencia exacerbada económicamente puede volverse letal.

El 9 de diciembre, por ejemplo, Thomas Garrett, de 59 años, de Midwest City. Oklahoma, asesinó a su mujer. Según el Jefe de la policía de Midwest City, Brandon Clabes, "Garrett dijo a los policías que mató a su mujer porque no sabía cómo explicar que habían sido desalojados de su casa mientras ella estaba en el hospital.” Aparentemente también tenía la intención de matarse, pero se lo impidió la policía.

Eryn Allegra, de treinta y un años, había perdido su casa, así como su trabajo, y según informes de prensa, había estado pensando en suicidarse durante semanas. Según las informaciones, el día de Navidad, la residente de Port St. Lucie, Florida, se registró en un hotel, dio a su hijo de 8 años medicinas sin receta para hacerlo dormir, y luego lo sofocó. Después se cortó sus propias venas en un intento de suicidio fracasado.

Al ver la camioneta de reparto de un hombre en su entrada de auto a una hora en la que normalmente se encontraba en el trabajo, vecinos en un “vecindario exclusivo” en Manteca, Georgia, entraron a su casa que un banco había aprobado hace poco para una venta en descubierto. (Una venta en descubierto tiene lugar frecuentemente cuando un comprador atrasado en los pagos trata de evitar la ejecución hipotecaria.) Según el Manteca Bulletin, lo encontraron “yaciendo en el vestíbulo de la casa… muerto por una herida de bala.” Al llegar a la escena poco después, la policía descubrieron el cuerpo de su mujer cerca de allí” y encontraron un arma de fuego cerca de los dos cuerpos.”

El 11 de enero, la policía de Pinole, California, que respondía un llamado sobre problemas domésticos encontró a Kimberly Petretti de 43 años sentada en el borde de la acera frente a su casa. La iban a desalojar esa mañana. Dentro de la casa, que “no mostraba señales de preparativos para la mudanza,” encontraron a la madre de la mujer, Claudia Petretti, de 62 años, muerta – de tiros en la cabeza con un rifle de asalto. Según el fiscal de distrito adjunto Harold Jewett, una carta de dos páginas encontrada en la escena indicó un plan de asesinato-suicidio relacionado con las dificultades financieras de la familia. “Fue un acontecimiento significativo en sus vidas lo que puede haber precipitado este acto trágico y desesperado,” dijo.

En octubre pasado, un hombre en Los Angeles, atormentado por problemas financieros, mató a tiros a su mujer, su suegra, y a tres hijos antes de usar el arma contra sí mismo. Una escena misteriosamente similar se volvió a reproducir esta semana, cuando otro residente de Los Angeles aparentemente mató a su esposa y cinco hijos – una niña de 8 años, dos niñas mellizas de 5, y dos niños mellizos de 2 – antes de enviar por fax una carta una estación local de televisión y de matarse. “Fue un problema financiero y relacionado con su puesto de trabajo el que condujo a los asesinatos,” dijo el jefe adjunto de policía, Kenneth Garner, http://latimesblogs.latimes.com/lanow/2009/01/4-children-moth.html.

“En estos tiempos económicos difíciles, existen otras opciones. En mis 32 años, nunca he visto algo semejante.”

Mientras el mundo arde

El 15 de diciembre, un hombre de Dubuque, Iowa, de 41 años “usó pre-shave líquido para incendiar su apartamento porque pensó que lo iban a desalojar.”

El 21 de diciembre, una mujer de 31 años que había sido desalojada de su apartamento en Orange Park, Florida, “inició un incendió durante el fin de semana que causó lo que se estima en 500.000 dólares en daños” al complejo habitacional que era su antiguo hogar. El mismo día, una mujer en St. Augustine, Florida, “fue acusada de incendio premeditado… después de desocupar una casa de la que fue desalojada y que posteriormente fue incendiada.”

El 5 de enero de 2009, Bobby Crigler, gerente de la propiedad de Holly Street Apartments en Fayetteville, Arkansas, dijo: “Fui y tuve una confrontación con [arrendatarios por una noticia de desalojamiento], y se pusieron beligerantes.” Después de eso, envió al encargado de mantenimiento de la propiedad, su hijo, Kent Crigler, de 49 años, a cambiar la cerradura del apartamento de otro inquilino. Cuando amigos del inquilino que enfrentaba el desalojamiento vieron a Kent, supusieron, según Bobby, que había ido a desalojar a su compinche. Cayeron sobre Kent, golpeando y pateando al padre de cuatro hijos hasta matarlo, según un informe en Northwest Arkansas Times.

Generalmente, sin embargo, si uno no era un multimillonario resuelto a suicidarse, lo que uno haya hecho a su casa, a su esposo, a su mujer, su hijo, su banco, sus vecinos, su propietario, o a uno mismo, siguió siendo una historia claramente local, un momento pasajero en la gaceta del vecindario o un periódico regional. Y para una serie de esos actos, a diferencia de las estadísticas deportivas, no existen bases de datos centralizadas que hagan sumas y estén al tanto de los resultados. De vez en cuando, sin embargo, un acto espectacular de desesperación extrema logra salir del vecindario y llega a las noticias nacionales.

Uno de ellos ocurrió en enero de este año, aunque los medios en general lo presentaron como una historia de locos sensacional, más que como otro acto extremo resultante de la crisis económica. En diciembre, Marcus Schrenker, administrador financiero y piloto acrobático ocasional, escribió una carta que decía, en parte: “Tiene que saberse que soy insolvente financieramente… Tengo la intención de presentar la bancarrota en 2009 si mis condiciones financieras se siguen deteriorando.” Lo hicieron.

A medida que el asesor de inversiones de Indiana se desesperaba más por escapar sus crecientes dificultades financieras y problemas financieros resultantes de acusaciones de fraude de inversiones, supuestamente urdió un plan que fue difundido por toda la televisión nacional a medida que se realizaba. Según las noticias, escenificó un escape de su vida en rápido deterioro al estilo de Hollywood, completo con falsa llamada de socorro en el aire, salto en paracaídas sobre Alabama, y una falsa muerte en un avión que había colocado en autopiloto que se estrelló en un pantano cerca de un área residencial en Florida Panhandle. Schrenker entonces se escapó corriendo en una motocicleta cuidadosamente guardada previamente, antes de ser descubierto por alguaciles federales justo después de haberse cortado las venas en un camping en Florida. Recientemente se declaró inocente ante un tribunal federal por acusaciones de haber destruido intencionalmente un avión y hecho un falso llamado de socorro.

Llegando a extremos


En todo EE.UU., la gente ha estado reaccionando a circunstancias calamitosas con actos extremos, incluyendo asesinatos, suicidios e intentos de suicidio, heridas auto-infligidas, robos de bancos, escapes de la ley, e incendios premeditados, así como resistencia contra desalojos y autodefensa armada. Y sin embargo, aunque se han introducido e implementado varios planes de rescate para bancos y corporaciones gigantescas, no se ha bosquejado, presentado al debate público, para no hablar de implementado por Washington, ningún plan significativo para tomar medidas enérgicas a fin de combatir las circunstancias calamitosas que afectan a los estadounidenses de a pie.

Casi no se ha hablado de perdón de deudas o hipotecas, o de una versión realzada y masivamente reforzada del plan de ingreso garantizado de Nixon (que pagaría estipendios a los más necesitados), o de comprar y entregar a los sin vivienda el excedente de viviendas en el mercado, con adecuados fondos de reacondicionamiento, o de algún gesto significativo hacia incluso la más modesta redistribución de la riqueza. Hasta entonces, para muchos, la esperanza no será más que un eslogan, los recuentos de víctimas aumentarán, y los estadounidenses indudablemente seguirán llegando a extremos.

--------

Nick Turse es editor asociado y director de investigación de Tomdispatch.com. Ha escrito para Los Angeles Times, San Francisco Chronicle, Adbusters, the Nation, y regularmente para Tomdispatch.com. Una edición en rústica de su primer libro: “The Complex: How the Military Invades Our Everyday Lives,” una exploración del nuevo complejo militar-corporativo en EE.UU., será publicada esta primavera por Metropolitan Books. Su sitio en la red es: Nick Turse.com

[Nota: Hay que presentar un saludo especial a los subvalorados periódicos de las pequeñas localidades y estaciones locales de televisión en todo el país que han hecho el trabajo básico para cubrir los trágicos resultados de la crisis económica global en sus propias comunidades. Siguen ofreciendo un verdadero servicio al público al documentar cómo individuos en ciudades y pueblos en EE.UU. están sufriendo y lo que ese sufrimiento los lleva a hacer. Mediante un artículo en Newsweek sobre "Killer Economy?" [¿Economía asesina?] me di cuenta de un excelente recurso sobre algunas de las consecuencias humanas de la crisis financiera, "Greenspan's Body Count" [Recuento de víctimas de Greenspan] una información continua en el W.C. Varones Blog. Desde inicios de 2008, ha suministrado un historial invaluable de “suicidios relacionados con hipotecas” y otras “víctimas de Alan Greenspan (ex presidente de la Reserva Federal.)”]

Copyright 2009 Nick Turse

http://www.tomdispatch.com/post/175027/nick_turse_desperate_times_and_desperate_measures

Leer más...

Cuatro presidentes y otro mundo posible


Pascual Serrano
Rebelión

El pasado 29 de enero algo cambió para siempre en el Foro Social Mundial. El encuentro que nació como una iniciativa de la sociedad civil que debatía y elaboraba propuestas frente a los gobiernos se encontró ese día con que cuatro presidentes se daban cita en el IX Foro Social Mundial de Belem (Brasil) en el denominado “Diálogo sobre la integración popular de nuestra América”. Se trataba de Rafael Correa (Ecuador), Evo Morales (Bolivia), Fernando Lugo (Paraguay) y Hugo Chávez (Venezuela). En el reducido espacio de un gimnasio, con unas mil personas representantes de numerosas organizaciones sociales, los cuatro participaron en un acto público junto a líder del Movimiento de los Sin Tierra de Brasil, Joan Pedro Stedile.

Primero, poco antes de las dos de la tarde llegarían Correa y Lugo, para poco después incorporarse Chávez y Morales. Mientras tanto, diferentes cantautores interpretan desde canciones de Pablo Milanés y Silvio Rodríguez, hasta boleros, raps y performances. Rafael Correa no deja de proponer temas, cantar e incluso acercarle el micrófono a Fernando Lugo para que se una a la canción. En conclusión, que ya no es solo Chávez es el que canta en los actos públicos, los medios y analistas que ridiculizaban al venezolano y se escandalizaban van a tener que dedicar ahora mucho tiempo y espacio a este asunto.

Rafael Correa: el error del socialismo real fue no cuestionar al modelo de desarrollo del capitalismo

El primero de los presidentes en intervenir es Rafael Correa. Como muchos de los que allí se encontraban, se pregunta quién iba a decir hace diez años que cuatro presidentes estarían participando en el Foro Social. Recordó que “como un castillo de naipes fueron cayendo los gobiernos seguidistas del Consenso de Washington y levantándose los pueblos”. La gran aportación de Correa en su intervención fue marcar algunas lineas sobre lo que consideraba el socialismo del siglo XXI, mucho se ha hablado sobre él, pero pocos dirigentes se han atrevido a definir sus características. Correa afirmó que “el socialismo del siglo XXI habla de acción colectiva, se expresa a nivel comunitario en los barrios pero también en la economía, en la vida social y en las instituciones”. El presidente ecuatoriano, a pesar de ser economista por la Universidad de Chicago, reivindicó la necesidad de “rescatar el Estado para atender los problemas colectivos y la necesidad de planificar”. Marcó sus distancias con lo que denominó el socialismo tradicional porque su “forma de competir era precarizando condiciones laborales y sociales”. Sin embargo, según Correa, hay elementos del socialismo del siglo XXI que coinciden con ese socialismo tradicional, y es “el énfasis en los valores de uso en lugar de los valores de cambio”. Puso como ejemplo la selva amazónica: “Debemos ser responsables con ella, los países que generen bienes ambientales deben exigir a los países ricos por ese gran valor medioambiental que están generando y que los ricos ya han dilapidado”. Señaló el ejemplo de Ecuador, que tiene un gran yacimiento petrolífero sin explotar pero que su extracción supondría un gran daño medioambiental, por lo que ha renunciado e ello. Ecuador, dijo Correa, ha lanzado el reto a la comunidad internacional para que le compense por ese dinero que dejará de conseguir por un medida que beneficia a todo el planeta.

Otra característica del socialismo del siglo XXI, según el ecuatoriano, es la reivindicacion de justicia en todas las direcciones: justicia social, justicia intergeneracional, justicia de género, justicia étnica. “No puede ser que los indígenas sean los más pobres de cada uno de nuestros países”, afirmó.

También consideró otra característica de ese socialismo que “no hay recetas, es necesaria la autocritica, el socialismo no es único ni estático, no creemos ni en manuales ni en dogmas”. Otra más es que “las armas son los votos, rechazamos la violencia”.

No evitó el presidente ecuatoriano señalar las críticas del denominado socialismo real en el siglo XX. “Su mayor error es que no cuestionó el modelo de desarrollo del capitalismo, en cambio el socialismo del siglo XXI plantea vivir bien, pero no mejor que nadie, sino la equidad, garantizando la supervivencia de todas las culturas. Si todos los chinos buscaran el nivel de vida de los ricos, el mundo estallaría”, afirmó.

Siguió Correa desgranando propuestas: el Banco del Sur, el Fondo del Sur, la moneda regional. “Una primera fase de integración -añadió- es la Unasur que supera el concepto de amplia mercados”.

Tuvo duras palabras para la Organización de Estados Americanos. “Qué sentido tiene discutir nuestros problemas en una OEA con sede en Washington, que excluye a Cuba mientras mantuvo al Chile de Pinochet”, afirmó despertando grandes aplausos. Reivindicó una “organización de estados americanos” que excluya a países ajenos pero que incluya a todos los latinoamericanos y del Caribe”.

Fernando Lugo: el otro mundo no solo es posible, sino que está siendo real

El presidente de Paraguay tuvo palabras para recordar que “estamos aquí con la voz esperanzadora de los movimientos sociales, ellos han permitido la posibilidad real de cambio, no es un cambio que se fue generando en los grandes laboratorios de la política, sino que se fue repensando y discutiendo debajo del árbol, en la calle, con derrotas y victorias. Por eso nuestros gobiernos estamos convencidos de que la lucha de los movimientos sociales es el gran aporte que garantiza el avance continuo”.

Según Lugo, “antes había persecución y represión a los movimientos sociales, pero a pesar de ello consiguieron acumular suficiente fuerza para derrotar a los conservadores, si bien eso no es suficiente para construir una nueva sociedad”.

“Esta es una época que nos exige ir construyendo una sociedad más justa e fraternal -señaló-. Es el momento de volver a la profecía del pueblo guaraní: la tierra sin mal. No creemos que un tratado de Itaipú (en referencia a un acuerdo con Brasil para la distribución de la electricidad en la central del mismo nombre y que Paraguay considera injusto), firmado en tiempos de la dictadura pueda tener vigencia. Paraguay debe volver a conquistar su dignidad. Mientras no consigamos eso nuestra alma no descansará en paz”.

Respecto a la integración latinoamericana afirmó tener fe en que “las fronteras no sean más importantes que la integración”. “Que triste es que Paraguay y Bolivia no tengan acceso al mar por donde navegaron nuestros ancestros -añadió-, pero la integración para ser genuina debe venir desde abajo”.

Terminó afirmando que, aunque dicen que para navegar por el Amazonas hay que tener paciencia, “yo creo que hay que tener impaciencia en América Latina para lograr los cambios necesarios. El otro mundo no solo es posible, sino que está siendo real”.

Evo Morales: no quiero que me inviten al Foro Social, quiero que me convoquen

El presidente de Bolivia comenzó su intervención recordando que en el Foro Social ha encontrado a los profesores que le ayudaron a llegar a la presidencia: “He llegado a la conclusión de que si hay aquí cuatro presidentes es gracias a la lucha de ustedes. Me llaman invitado, no quiero que me inviten quiero que se me convoque a seguir luchando”.

Habló de su país y del reciente referéndum para aprobar la Constitución: “Hay grupos que no aceptan que haya igualdad, pero frente a ellos, los indígenas y la Central Obrera Boliviana siguen adelante y, pesar de que los grupos oligarcas no querían la Constitución Boliviana, el pueblo se ha impuesto. Aparecieron además nuevos enemigos, no sólo los grandes medios de comunicación, también los jerarcas de la Iglesia Católica, por eso yo digo que otra Iglesia también es posible”. Morales recordó algunos principios de la recién aprobada Constitución: “Los servicios básicos como el suministro eléctrico o de agua, son ahora un derecho y por tanto no pueden ser privatizados. La Constitución establece también que no se permite ninguna base militar extranjera”.

Morales señaló las responsabilidades a las que deben responder los gobiernos y las agrupó en cuatro: la vida, la justicia, la soberanía y el planeta Tierra. También hizo referencia a las guerras que Estados Unidos está llevando en varios lugares del mundo: “antes los pueblos se levantaban en armas contra el imperio, ahora el imperio se levanta en armas contra los pueblos”.

Asimismo hizo un llamado a la ética individual. “Si queremos cambiar el mundo antes debemos cambiar nosotros, no debemos ser individualistas, ambiciosos ni sectarios. A veces alguno habla de cambio, pero ese señor no ha cambiado todavía”. Terminó parafraseando al subcomandante Marcos en su principio de que los gobiernos progresistas de América Latina han aprendido a mandar obedeciendo.

Hugo Chávez: un mundo nuevo está naciendo, quien quiera verlo que venga a América Latina

El presidente venezolano tuvo numerosas referencias a Fidel Castro y a la revolución cubana, inspiradora de muchos de los principios y valores defendidos por los cuatro gobernantes. Recordó que “mientras se imponía el Consenso de Washington, se derrumbaba la URSS y con ella tantas ilusiones hace veinte años, en Venezuela se estaba moviendo la tierra, se estaba despertando un movimiento revolucionario”. Fue por entonces cuando conoció personalmente a Fidel Castro, diez años después Chávez llegaría al gobierno de Venezuela. Bromeó diciendo que ahora allí estaban un militar, un obispo (Lugo), un Chicago boys que invirtió la lección (Correa) y un descendiente de Tupac Amaru (Morales). Ese repaso muestra el carácter atípico de los nuevos gobernantes tan alejados de los partidos políticos tradicionales que se han mostrado incapaces de atender a los movimientos regeneradores en América Latina.

Chávez también tuvo palabras para el significado del Foro Social en la revolución bolivariana: “Ese año del primer foro, el 2001, Venezuela estaba siendo sacudida por el plan contrarrevolucionario, ese año llegaba al gobierno de Estados Unidos el presidente que ahora se ha ido al basurero de la historia. El imperio quería apagar la llama que se había encendido en Venezuela y que acompañaba a la llama siempre encendida de Cuba. Yo tengo varias demandas ante la Corte Penal Internacional, pero quien debería ser allí juzgado es el expresidente de Estados Unidos”. Se refirió también al nuevo presidente Barack Obama, “ojalá marque un cambio en el horizonte mundial, nosotros, desde Venezuela, sólo pedimos respeto. Yo no me hago muchas ilusiones, el imperio está intacto, pero en Venezuela estamos dispuestos a resistir diez, veinte y cien años más”. “Nos ha parecido acertada la decisión sobre el cierre de la prisión de Guantánamo -añadió-, pero hay que devolver esa bahía al pueblo cubano. Si quiere dar señales positivas hacia el continente, que Obama retire las tropas de Guantánamo”.

También tuvo palabras para la crisis económica actual. “Hasta el 2008, 800 millones de personas sufrían hambre, este año se estima que llegarán a mil millones, y la mayor parte de la culpa es del capitalismo global, pero nosotros también tenemos parte de culpa porque quienes nos gobernaron ayudaron y cooperaron con la economía capitalista mundial”, afirmó.

Para finalizar, Chávez repasó la importancia que han tenido los foros sociales en el diseño de sus propuestas políticas. “Fue en un Foro de Porto Alegre donde yo vine a decir que la revolución venezolana tomaba el camino del socialismo, fíjense todo lo que les debemos. Ya no debemos decir solamente que un mundo nuevo es posible, sino añadir que es necesario y añadir más, un mundo nuevo está naciendo, quien quiera verlo que venga a América Latina”, afirmó. Como ejemplos de ese nuevo mundo señaló la disminucion de la mortalidad infantil en Venezuela y la erradicación del analfabetismo en su país y en Bolivia. Terminó afirmando que “si ustedes tuvieron la osadía de parir la idea de un mundo nuevo cuando parecía que no había esperanza, ahora siguen siendo fundamentales los foros sociales para seguir empujando”.

Joao Pedro Stedile: queremos más, queremos cambios estructurales, no medicinas para el capital

Tras los presidentes tomó la palabra el líder del Movimientos de los Sin Tierra (MST) Joao Pedro Stedile. Amistoso pero no complaciente, afirmó que “el proceso revolucionario lleva diez años de resistencia, pero no hemos logrado el movimiento de masas que cambie la correlación de fuerzas. La lucha de clases depende no de discursos sino de la fuerza que el pueblo pueda acumular, debemos dar un paso más, el pueblo debe avanzar más allá de las elecciones”. Dirigiéndose a los presidentes les dijo: “ustedes han andado muy flojos, tienen sus reuniones, cuentan sus cosas de coyunturas, pero nosotros queremos más, queremos cambios estructurales, no medicinas para el capital. Ojalá en la próximo cumbre de sus gobiernos sean invitados los movimientos sociales”. Hizo también un llamamiento a la unidad y la acción: “Es el momento de la unidad popular, no podemos perder tiempo con nuestras diferencias, hay que unificar las luchas populares para enfrentar la crisis del capital. La búsqueda del socialismo del siglo XXI puede durar un siglo, lo necesitamos para mañana. Aquí se habló de recuperar nuestra soberanía y romper la dependencia, lo que hay que hacer es hablar de la nacionalización de la banca, con su control financiero nunca llegará la hora de los pueblos”.

Y así, rodeados de pueblo, rodeados de agua con una torrencial lluvia amazónica, rodeados de selva, y rodeados de vida, cuatro presidentes llegaron al Foro Social e iniciaron una nueva era en la que, por fin, aparecen gobiernos dispuestos a poner en práctica las propuestas que durante ocho años ha estado elaborando la sociedad civil . No es casual que se trate de presidentes que ya habían participado en el Foro a lo largo de su trayectoria política, antes de alcanzar el gobierno.
www.pascualserrano.net

Leer más...

"El mundo requiere alternativas y no sólo regulaciones"


Francois Houtart

(Francois Houtart, fue convocado por Naciones Unidas en New York, donde se discutía el tema de la Crisis Financiera. En su presentación, el sacerdote belga, director del Cetri, miembro del Tribunal Permanente de los Pueblos, de la Comisión Ética de la Verdad en Colombia, presentó un breve análisis de la actual situación de la mundialización y sus graves consecuencias que no son solo bancarias, sino humanas, sociales y ambientales. La presentación retoma la Constataciones y las Convicciones de su autor, que son compartidas por la mayoría de los habitantes del planeta y llama a la Utopía, a la realización de transformaciones posibles, las que pueden empezar ya a desarrollarse).
Señora y señores delegados, queridos amigos:

El mundo requiere alternativas y no sólo regulaciones. No es suficiente rehabilitar un sistema, se trata de transformarlo. Es un deber moral y para comprenderlo, adoptar el punto de vista de las víctimas, permite a la vez hacer una constatación y expresar una convicción; la constatación que en conjunto las crisis, financiera, alimentaria, energética, hídrica, climática, social, provienen de una causa común, y la convicción de que podemos transformar el curso de la historia.

La constatación

Cuando 850 millones de seres humanos viven debajo de la línea de pobreza y que su número aumenta, cuando cada 24 horas decenas de millares de personas mueren de hambre, cuando desaparecen día tras día etnias, modos de vida, culturas, poniendo el patrimonio de la humanidad en peligro, cuando el clima se deteriora y que surge la pregunta si vale la pena vivir en Nueva Orleans, en El Salvador, en Sahel, en las Islas del Pacífico, en Asia Central y en la orilla de los océanos, no se puede contentar con hablar solo de crisis financiera.

Las consecuencias sociales de esta crisis se sienten ya más allá de las fronteras de su propio origen: desempleo, vida costosa, exclusión de los más pobres, vulnerabilidad de las clases medias y ampliación, con el tiempo, del listado de las víctimas.

Seamos claros, no se trata solamente de un accidente en el recorrido o de un abuso cometido por algunos actores económicos que requieren ser sancionados, estamos confrontados a una lógica que atraviesa toda la historia económica de los últimos dos siglos. De crisis a regulaciones, de desregulaciones a crisis, el desenvolmiento de los hechos responde siempre a la presión de las tasas de ganancia: en aumento se desregula, en disminución se regula, pero siempre a favor de la acumulación del capital, ella definida como motor del crecimiento. Lo que se vive hoy en día no es entonces nuevo. No es la primera crisis del sistema financiero y algunos dicen que no será la última.

Sin embargo, la burbuja financiera creada durante los últimos decenios, gracias, entre otros, al desarrollo de nuevas tecnologías de información y de comunicaciones, ha sobredimensionado todos los datos del problema. La economía se ha vuelto cada vez más virtual y las diferencias de ingresos han aumentado exageradamente. Para acelerar las tasas de ganancia, una arquitectura compleja de productos derivados ha sido puesta en marcha y la especulación se ha instalado como un modo de operación del sistema económico. Y lo nuevo es que todos los desequilibrios que se viven hoy mundialmente convergen en una misma lógica.

La crisis alimentaria es un ejemplo de eso. El aumento de los precios no fue en primer lugar el fruto de la disminución de la producción, sino más bien el resultado de una combinación entre la disminución de los stock, las maniobras especulativas y la extensión de la producción de agrocarburantes. La vida de las personas humanas ha sido entonces sometida por la obtención de ganancias. Las cifras de la bolsa de Chicago así lo ilustran.

Por su parte, la crisis energética va mucho más allá de la explosión coyuntural de los precios del petróleo. Esta señala el fin del ciclo de la energía fósil barata (petróleo y gas), pues su mantenimiento a un precio inferior provocó una utilización inconsiderada de energía, a favor de un modo de crecimiento acelerado, que permitió una rápida acumulación de capital a corto y mediano plazo. La sobreexplotación de los recursos naturales y la liberalización de los intercambios, especialmente desde los años 70, multiplicó el transporte de las mercancías y fomentó los medios de movilidad individual, sin considerar las consecuencias climáticas y sociales. La utilización de derivados del petróleo como fertilizantes y pesticidas se generalizó en el marco de una agricultura productivista. El modo de vida de las clases superiores y medias se construyó sobre el derroche energético. En esta área también, el valor de intercambio se privilegió sobre el valor de uso.

Hoy, ante esta crisis que amenaza con perjudicar seriamente la acumulación del capital, aparece la urgencia de buscar soluciones. Sin embargo, según esa perspectiva, estas deben respetar la lógica de base: mantener el nivel de tasas de ganancias, sin tomar en cuenta las externalidades, lo que no entra en el cálculo del capital y que debe ser soportado por las colectividades e individuos. Es el caso de los agrocarburantes y sus consecuencias ecológicas: destrucción por el monocultivo de la biodiversidad, de los suelos y de las aguas subterráneas, y sus consecuencias sociales: expulsión de millones de campesinos que van a poblar los cinturones de miseria de las ciudades y a empeorar la presión migratoria.

La crisis climática, de la cual la opinión pública mundial no ha tomado conciencia en toda su gravedad, es según el GIEC (Grupo Internacional de Expertos del Clima), resultado de la actividad humana. Nicolas Stern, antiguo colaborador del Banco Mundial, no vacila en decir que: “los cambios climáticos son el mayor fracaso de la historia de la economía de mercado”. En efecto, aquí como en la situación anterior, la lógica del capital no conoce “las externalidades”, menos cuando estas empiezan a reducir las tasas de ganancia.

La era neoliberal que hizo crecer las tasas de ganancias, incidió igualmente en el incremento de la emisión de gases de efecto invernadero y del calentamiento climático. Tanto el incremento de la utilización de materias primas y del uso de los transportes, como la desregulación de las medidas de protección del ambiente, aumentaron las devastaciones climáticas y disminuyeron el potencial de regeneración de la naturaleza. Si nada se hace en un futuro cercano, entre el 20% y el 30% de todas las especies vivas podrían desaparecer en el próximo cuarto de siglo. El nivel y la acidez de los mares aumentará peligrosamente y se registrarán entre 150 y 200 millones de refugiados climáticos a partir de la mitad del siglo XXI.

La crisis social se ubica en este contexto. Es más provechoso para la acumulación privada a corto y mediano plazo, desarrollar al máximo el 20% de la población mundial, la que es capaz de consumir bienes y servicios con alto nivel de valor añadido, en vez de responder a las necesidades de base de los que tienen un poder de adquisición reducido o nulo. En efecto, estos son incapaces de producir valor añadido, tienen poca capacidad de consumo y son tan solo una multitud inútil, a lo sumo, susceptible de ser objeto de políticas asistenciales. El fenómeno se ha acentuado con la predominancia del capital financiero. Una vez más, la lógica de acumulación se ha impuesto sobre las necesidades de los seres humanos.

Todo este conjunto de disfuncionamientos desemboca en una verdadera crisis de la civilización; caracterizada por el riesgo de un agotamiento del planeta y de la extinción del ser vivo, lo que significa una crisis de sentido. Entonces, regulaciones? Sí, mientras estas constituyan las etapas de una transformación radical y permitan una salida de la crisis, que no sea la guerra. No, si ellas solo prolongan una lógica destructiva de la vida. La humanidad que renuncia a la razón y abandona la ética, pierde el derecho a existir.

Una Convicción

Desde luego, el lenguaje apocalíptico no es portador de acción. Pero una constatación de la realidad puede conducir a reaccionar. La búsqueda y la puesta en marcha de alternativas es posible, pero no sin condiciones. Suponen, en primer lugar, una visión a largo plazo, la utopía necesaria; después medidas concretas, escalonadas en el tiempo, y finalmente, actores sociales portadores de proyectos, en el marco de un combate cuya dureza será proporcional al rechazo del cambio.

La visión de largo plazo puede articularse alrededor de unos ejes mayores. En primer lugar, un uso renovable y racional de los recursos naturales, lo que supone otra filosofía de la relación con la naturaleza: no más explotación sin límites de una materia, el objeto en este caso de la ganancia, sino el respeto de lo que es fuente de vida. Las sociedades del socialismo llamado real, poco innovaron en esta materia.

En segundo lugar, privilegiar el valor de uso sobre el valor de cambio, lo que significa otra definición de la economía: no más producción de un valor añadido, fuente de acumulación privada, sino la actividad que garantiza las bases de la vida, material, cultural y espiritual de todos los seres humanos en todo el mundo. Las consecuencias lógicas son considerables. Desde este momento, el mercado sirve de regulador entre la oferta y la demanda, en vez de incrementar las tasas de ganancias de una minoría. El derroche de materias primas y de energía, la destrucción de la biodiversidad y de la atmósfera, son enfrentadas, tomando en consideración las externalidades” ecológicas y sociales. Las prioridades de la producción de bienes y servicios cambian de lógica.

Un tercer eje es la generalización de la democracia, no solo aplicada al sector político por una democracia participativa, sino también dentro del sistema económico, en todas las instituciones, y entre los hombres y las mujeres. Una concepción participativa del Estado se deriva necesariamente de esto, así como una reivindicación de los derechos humanos en todas sus dimensiones, individuales y colectivas. La subjetividad vuelve a encontrar un lugar.

Finalmente, el principio de multiculturalidad entra a complementar estos tres ejes. Se trata de permitir a todos los saberes, aún tradicionales, de participar en la construcción de alternativas, a todas las filosofías y las culturas, quebrando el monopolio de la occidentalización, a todas las fuerzas morales y espirituales capaces de promover la ética necesaria. Entre las religiones, la sabiduría del hinduismo en su relación con la naturaleza, la compasión del budismo en sus relaciones humanas, la búsqueda permanente de la utopía del judaísmo, la sed de justicia en la corriente profética del islam, las fuerzas emancipadoras de una teología de la liberación en el cristianismo, el respeto de las fuentes de vida en el concepto de la madre tierra de los pueblos autóctonos de América Latina, el sentido de solidaridad expresado en las religiones de Africa, constituyen las contribuciones potenciales importantes, en el marco evidentemente de una tolerancia mutua garantizada por la imparcialidad de la sociedad política.

Utopías solo utopías! Pero el mundo necesita utopías, a condición que estas se traduzcan en la práctica. Cada uno de los principios mencionados es susceptible de aplicaciones concretas, que ya han sido objeto de propuestas de parte de numerosos movimientos sociales y de organizaciones políticas. La nueva relación con la naturaleza significa, entre otros, la recuperación por los Estados de la soberanía sobre sus recursos naturales y la no apropiación privada; el cese de monocultivos y la revalorización de la agricultura campesina, la ratificación y la intensificación de las medidas de Kyoto y de Bali sobre el clima.

Privilegiar el valor de uso conlleva a la no mercantilización de los elementos indispensables para la vida: las semillas, el agua, la salud, la educación; el reestablecimiento de los servicios públicos; la abolición de los paraísos fiscales; la supresión del secreto bancario; la anulación de las deudas odiosas de los estados del Sur; el establecimiento de acuerdos regionales, no sobre la base de la competitividad sino de la complementariedad y de la solidaridad; la creación de monedas regionales, el establecimiento de multipolaridades y muchas otras medidas todavía. La crisis financiera constituye una ocasión única de poner en práctica estas medidas.

Democratizar las sociedades pasa por la organización de la participación local desde la gestión de las materias económicas y hasta la reforma de las Naciones Unidas. La multiculturalidad se expresa por la abolición de las patentes sobre el saber, por la liberación de la ciencia del dominio de los poderes económicos, por la supresión de los monopolios de la información, por el establecimiento de la libertad religiosa. Pero quien será el portador de este proyecto? Es verdad que la genialidad del capitalismo es que transforma sus propias contradicciones en oportunidades. How global warming can make you wealthy?, (como el calentamiento global puede hacerle rico?) se podía leer en una publicidad del US Today al principio de 2007. El capitalismo podría llegar a renunciar a sus propios principios? Es evidente que no: solo una nueva relación de poderes lo logrará, lo que no excluye que actores económicos contemporáneos se adhieran. Pero una cosa es clara: el nuevo actor histórico portador de proyectos alternativos es hoy plural. Son los obreros, los campesinos sin tierra, los pueblos indígenas, las mujeres primeras victimas de las privatizaciones, los pobres de las ciudades, los militantes ecologistas, los migrantes, los intelectuales vinculados a movimientos sociales: su conciencia de ser actor colectivo empieza a emerger.

La convergencia de sus organizaciones esta apenas empezando y a menudo faltan todavía relaciones políticas. Algunos Estados, especialmente en América latina, han creado ya condiciones para que las alternativas nazcan. La duración y la intensidad de las luchas de estos actores sociales dependerán de la rigidez del sistema vigente y de la intransigencia de sus protagonistas. Ofrézcanles entonces, dentro de las Naciones Unidas, un espacio para que puedan expresarse y presentar sus alternativas. Eso será su contribución a la inversión del curso de la historia, indispensable para que el género humano vuelva a encontrar un espacio de vida y pueda, de esta manera, reconstruir la esperanza.

Leer más...

El Socialismo Chileno

jueves, 29 de enero de 2009


Salvador Allende

Soy socialista; y debo declarar, como ya lo hizo el Honorable señor Rettig, que jamás nosotros, ni siquiera en los momentos más apasionados de nuestros debates, hemos desconocido que, en el proceso y en la evolución social de Chile, intervinieron diversas fuerzas y partidos de los cuales nos separa una gran distancia en la concepción de los hechos económicos y sociales, pero que reconocemos que trabajaron por engrandecer la patria.

Negar que los llamados "viejos partidos", en su época y hora, contribuyeron al progreso de Chile, es absurdo. Y pedir a los hombres de esa época y de esa hora que tuvieran una mentalidad como la nuestra sería también absurdo.

Todos sabemos que, cuando se generaliza, se cae en tremendos errores. Hubo hombres del Partido Liberal que, indiscutiblemente, lucharon con un gran sentido de progreso que nosotros apreciamos. Y dentro de esos grupos políticos ha habido ciudadanos a quienes el ancho y generoso corazón del pueblo recuerda y recordará. Uno de ellos es el Presidente Balmaceda.

Sin embargo, pocos hombres, a lo largo de nuestra historia pública, han sido más vilipendiados, combatidos y más deshonestamente atacados que Balmaceda. ¿Y por quiénes? ¿Y por gente de Izquierda? No, señor Presidente. ¡Por personeros de la Derecha! ¡Por los que defendían sus privilegios; por quienes, con un sentido pequeño de nuestro destino económico, estaban entregados al imperialismo inglés y defendían las granjerias del salitre; es decir, por los capataces de ese imperialismo! Y nada los detuvo, absolutamente nada; ni el ataque artero ni la calumnia soez, que alcanzaba a lo íntimo de una vida digna en su propio origen.

Por eso nosotros hemos reivindicado a Balmaceda, por su estatura de gobernante que con visión de futuro, miró por sobre las fronteras de la patria, más allá de lo transitorio y lo pequeño, para calar hondo en nuestras perspectivas. Entendió que éramos capaces de ser los artífices de nuestro futuro, en función precisamente de defender para Chile las fuentes básicas de nuestras riquezas naturales.

Muchas veces hemos discrepado de otro hombre que comprendió que las mareas de la historia, que la pujanza de las masas, que el dolor del pueblo debe encontrar su cauce. Todos, quizás sentimentalmente, en un momento de la vida fuimos partidarios de Alessandri. Después muchos de nosotros combatimos al gobernante, sin dejar de reconocer lo que Alessandri aportó al proceso social chileno y lo que significa en la historia nacional.

Pocos estadistas han sido más vilipendiados que Alessandri por un sector de los partidos de Derecha.

¡Y para qué recordar el lenguaje claro, a veces un tanto recargado, con que el Presidente Alessandri se refería a la "canalla dorada". A lo mejor, todavía transita por aquí alguien que pudiera sentirse aludido por la gráfica y elocuente definición del Presidente Alessandri.

Es decir, las mayores figuras del liberalismo, los que mejor interpretaron el ansia y la angustia populares, fueron implacablemente combatidos por los grupos más influyentes de la Derecha. Se usaron contra ellos todos los medios, hasta la conspiración.

Si yo recuerdo estas cosas, es porque no pueden los señores Senadores -y es impropio de la alta cultura del honorable señor Moore- hacer este tipo de generalizaciones.
Sus Señorías, en ciertas oportunidades y épocas, han tenido hombres y actitudes que indiscutiblemente contribuyeron al progreso nacional, y nosotros se lo hemos reconocido. Reconozcan también que nosotros, nacidos en nuestro tiempo e inspirados en conceptos filosóficos y sociales diferentes, algo y bastante hemos hecho en las luchas sociales.

Reconozcamos, desde luego, la firmeza de nuestras convicciones y la serenidad de nuestra actuación, porque, siendo contrarios al contenido de la democracia burguesa, que es sólo formal y política, nunca -lo afirmamos- hemos tomado el camino turbio de la subversión o del golpear precipitadamente la puerta de los cuarteles, hecho que tampoco es ajeno a alguno de los hombres de la Derecha, y recuerden, sino, el complot de Melipilla, cuando legítimamente ganó la Presidencia de Chile Pedro Aguirre Cerda, para el logro de nuestros propósitos.

Nosotros, señores Senadores liberales, con legítima satisfacción tenemos también el derecho a proclamarnos profundamente patriotas; pero tenemos un sentido distinto de sus señorías acerca de lo que es patria, y no aceptamos, en absoluto, que senador o político alguno se sienta albacea o depositario exclusivo del patriotismo.

Dentro del ángulo y la firmeza de nuestras ideas, nosotros conceptuamos antipatriotas y calificamos con dureza a quienes actúan entregando el cobre, el salitre, el petróleo o el uranio, en la creencia de que nuestra condición de pueblo en desarrollo nos obliga a someternos más y más a la prepotencia del imperialismo financiero, el cual, por lo demás, siempre trae aparejado el sometimiento político.

Nunca, jamás hemos dejado de decir que no aceptamos ningún tipo de imperialismo y que no somos colonos mentales de ninguna tendencia foránea. Y si hay algo respetable, es nuestra firmeza para defender lo que nosotros entendemos por libertad y autodeterminación y soberanía de los pueblos; porque, desde estos bancos -no ahora, sino siempre-, hemos protestado por las ignominiosas dictaduras del Caribe y las diversas satrapías que desgobiernan a los pueblos de la América Latina; porque desde aquí hemos reclamado de ustedes, viajeros también, que digan su palabra de verdad frente a España, mancillada por la sangrienta dictadura de Franco, pues muchos de ustedes han ido a ese país, como yo estuve en Moscú, de lo cual no me arrepiento. Con la diferencia de que, a mi regreso, no vine al Senado a decir que el régimen soviético era un paraíso; sostuve que no era un paraíso ni un infierno; que era un régimen social distinto; que para nosotros éste era diferente y difícil de comprender; que toda transformación social implicaba errores que se van desfigurando o desdibujando a medida que el tiempo pasa, y que la historia comprueba hechos que se deben preferir, porque si juzgáramos la Revolución Francesa tan sólo por lo que significó la guillotina, ninguno de nosotros estaría sentado aquí. Por eso damos a los hechos sociales el valor real que ellos tienen y los perfiles que proyectan en sus verdaderas dimensiones. Negar lo que significó la Revolución Francesa y la transformación del Estado feudal y el avance de la burguesía, es absurdo. Negar lo que ha significado la Revolución de Octubre en muchos aspectos, también es absurdo, como lo sería magnificar todo lo hecho en esa revolución o creer que todo lo que hicieron sus dirigentes fue acertado.

Pero nosotros, con un sentido, no diré de ecuanimidad, sino de interpretación justa de la evolución social, hemos actuado en Chile sin someternos jamás a la orientación foránea y sin ser servidores obsecuentes de ningún régimen. Cuando muchos Senadores de la Derecha -no todos, por suerte- miraban con complacencia el "nazifascismo", fueron los jóvenes de la juventud socialista los que dieron su sangre generosa en las calles de todo Chile para lograr que el régimen democrático, que no nos satisface plenamente, se mantuviera. Y no hay ningún partido, ni el Conservador, ni el Radical, ni el Liberal, que tenga más víctimas que el Partido Socialista, que nosotros, que los socialistas de todos los sectores, en la lucha contra el fascismo.

Los hombres de estos bancos hemos sido quienes hemos estado contra todas las formas de dictadura de América y del mundo, y quienes también hemos estado diciendo cómo entendemos que hay que acentuar las condiciones de nuestra acción, sobre todo en países como el nuestro, de economía dependiente, de escaso desarrollo industrial y con un sentimiento de analfabetismo e incultura tan alto. Por ello, siendo socialistas, nunca hemos dicho que en esta hora de Chile, por ejemplo, se pueda estructurar un Gobierno socialista.

Creemos con profunda sinceridad que el destino de la humanidad está marcado por la ruta del socialismo. Y lo creemos no sólo porque él representa, en el progreso técnico y económico, un concepto distinto de la convivencia y porque tiende a poner al servicio de todos los que es patrimonio común -cultura, técnica, saber y ciencia-, sino también por el respeto a la personalidad humana y por el sentido humanístico que en el fondo tiene el socialismo. Porque una cosa es hablar del respeto a la personalidad humana, a las ideas, y a los principios, y otra cosa es dictar leyes que no los respetan y que persiguen a los que no piensan como uno.

Cuando nació el Frente Popular, fuimos nosotros también los que, indudablemente, influimos en su estructura. El Frente Popular no es patrimonio del radicalismo: es un esfuerzo conjunto en donde los partidos populares pusieron la tremenda generosidad de que sólo ellos son capaces, para levantar, no a un hombre de nuestras filas, sino del Partido Radical. ¡Y qué orgullosos nos sentimos de haber contribuido al triunfo de Pedro Aguirre Cerda!

A medida que pasan los años -y en esto reclamamos justicia de parte de los señores Senadores radicales- la obra de ese mandatario elegido por el pueblo, que es la obra del Frente Popular, adquiere perfiles que deben ser respetados, porque ella fue construida con la emoción, con el calor y con el sentido humano de todo un pueblo. Como muy bien ha dicho el honorable señor Rettig, por sobre el progreso material y el poderoso desarrollo que se dio al proceso industrial chileno, hay algo que para ustedes debería tener más valor, y que para nosotros mucho lo tiene: es el sentido de dignidad que se entregó al hombre anónimo y a la mujer sencilla de esta tierra Se le dio el derecho a sentirse, no un paria en nuestra patria, sino un chileno y una chilena más, y se le abrieron muchas posibilidades. Eso es, a mi juicio, algo inapreciable que, creo, ni el más obcecado de los Senadores de la Derecha podrá negar al Frente Popular.

También el sentido de serena responsabilidad política con que actuamos, nos hizo comprender que no podíamos precipitarnos, que la premura no nos podía llevar muy lejos y que era cierto aquello que alguien dijo hace muchos siglos:

"apresúrate lentamente". Y lentamente se fueron colocando los pilares que han permitido al pueblo, en amplitud, mirar hoy el proceso social de ayer como signo de esperanza para el mañana. Y ya el pueblo sabe lo que vale la lealtad a las ideas, a los principios, a las doctrinas; ya el pueblo distingue entre los gobernantes que cumplieron y los que no cumplieron.

(*) Intervención en el Senado de la República, 4-XII-1956.
http://es.geocities.com/chileclarin/cap8.html

Leer más...

Reelecciones buenas y malas



Atilio A. Boron
Página 12

El rotundo triunfo de Evo Morales, el tercero consecutivo desde el 2005, difícilmente servirá para acallar las críticas de quienes vieron en este referendo constitucional apenas una estratagema del líder boliviano para perpetuarse en el poder.

Caso omiso se hace del denso articulado de la nueva Constitución boliviana que, en sus 411 artículos, establece un marco normativo protectivo de las grandes mayorías populares, por siglos oprimidas por los distintos gobiernos de Bolivia, al paso que reafirma los derechos de los pueblos indígenas, garantiza el control público de los principales recursos naturales y perfecciona la calidad de las instituciones republicanas. Pese a que unos 350 observadores internacionales de organismos como la OEA, la Unasur, la Unión Europea y el Centro Carter declararon que las elecciones se desenvolvieron de manera inobjetable, el líder de la derecha fascista de Santa Cruz, Branco Marinkovic, manifestó su impotencia lanzando una ridícula acusación de fraude, preparando el terreno para una nueva ofensiva sediciosa en contra de la nueva Constitución.

Una de las críticas más socorridas, escuchada también en estos días a propósito de la propuesta de enmienda de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela facultando la reelección indefinida del presidente Hugo Chávez, es que tal cláusula revela una vocación totalitaria que debe ser rechazada a cualquier precio. La secretaria de Estado de George W. Bush, Condoleezza Rice, no se cansó de predicar esta tesis, repetida luego ad nauseam por los principales medios de prensa, periodistas y analistas "independientes" de América latina. No se conocen todavía comentarios de su sucesora, Hillary Clinton, pero a juzgar por sus muy desafortunadas declaraciones en la audiencia confirmatoria sostenida ante el Senado de EE.UU. no sería de extrañar que en los próximos días apareciera un comunicado oficial deplorando lo que sería visto como una sinuosa maniobra de Evo Morales para eternizarse en el Palacio Quemado.

En vista de ello, conviene recordar que la reelección indefinida es una norma en la mayoría de los países europeos: fue por eso que Helmut Kohl pudo ser canciller primero de la República Federal Alemana y luego de la Alemania unificada durante dieciséis años, desde 1982 a 1998, sin que en ningún momento la opinión "bienpensante" y la prensa "independiente" (mucho menos el Departamento de Estado) pusieran el grito en el cielo ante tan prolongado monopolio del poder político. Podría haber seguido en el timón de la Cancillería; si no lo hizo fue por el estallido de un escándalo que lo obligó a renunciar. En España, el principal lobbista mundial de las transnacionales españolas y sedicente custodio de los valores democráticos, Felipe González, fue presidente del gobierno desde 1982 a 1996, un total de 14 años, sin despertar preocupación alguna en la Casa Blanca y los gobiernos "democráticos" del mundo desarrollado. En el Reino Unido, Margaret Thatcher fue primera ministra durante 11 años. Nada le impedía haber seguido en el poder, pero su coalición perdió peso electoral y tuvo que renunciar. Hay varios casos similares en Europa. Francia, sin ir más lejos, autoriza una reelección presidencial para un mandato de siete años cada uno. Todos los últimos presidentes de Francia duraron 14 años en el poder.

Más interesante todavía es el significativo (y cómplice) silencio de Washington ante la dilatada permanencia en el poder de una serie de mandatarios amigos, aliados incondicionales del imperio: en Egipto, el actual presidente Mohamed Hosni Mubarak ejerce el cargo desde octubre de 1981, lo que no obsta para que reciba toda clase de elogios por la "estabilidad política" lograda en ese país y generosos apoyos financieros y militares de parte de la Casa Blanca. Total: 28 años ininterrumpidos en el gobierno. En Camerún, el presidente Paul Biya gobierna con poderes omnímodos desde 1982: 27 años. En el pequeño enclave petrolero de Gabón, otro aliado de Estados Unidos, el presidente Omar Bongo Ondimba preserva el orden con mano de hierro desde 1967: 42 años. En Angola, el gobierno pro americano de José E. dos Santos se encuentra en el poder desde 1979: 30 años. Por último, uno de los aliados fundamentales de Estados Unidos, Arabia Saudita, es un país en el que impera el más primitivo y brutal despotismo: allí rige una monarquía hereditaria que jamás ha convocado a elecciones de ningún tipo, ni siquiera para el Legislativo, cuyos miembros son designados "a dedo" por el rey Abdallah entre su séquito de familiares y favoritos. Jamás el Departamento de Estado ha dicho una palabra acerca de las amenazas que la perpetuación de estos regímenes plantea para el futuro de la democracia en el mundo. El problema son casos como los de Fidel, Evo y Chávez, no estos otros. Si son útiles a los intereses de Washington podrán permanecer en el poder el tiempo que quieran y, además, ser respaldados por todos los medios imaginables. Si se rebelan contra el imperio se los denuncia como déspotas o tiranos. En fin, amigos son los amigos.



* www.atilioboron.com

Leer más...

MÁS DE LO MISMO...




Leer más...

Deflación e inflación

martes, 27 de enero de 2009


x Robert Kurz

Si aún hace poco, la inflación parecía estar fuera de control, ahora ese fantasma ha sido ahuyentado, pese a que la tasa de 2,6 por ciento [en Alemania] para 2008 sea la más alta de los últimos 14 años. Pero, inversamente, ahora la amenaza es la deflación, la caída de los precios debido a una disminución de las ventas.

Los miedos a la inflación y la deflación se turnan en periodos cada vez más cortos. La subida o el descenso de los precios es apenas una señal externa. Un movimiento de precios en ambos sentidos es causado por la habitual oscilación en la relación entre oferta y demanda.

Los términos de inflación y deflación se diferencian en dos aspectos. Por un lado, no se trata de una variación de precios desfasada en el tiempo, en un sector determinado u otro, sino de un desarrollo global simultáneo. Por otro lado, la dimensión de las oscilaciones, hacia arriba o hacia abajo, también sobrepasa un mero cambio de la situación del mercado.

De hecho, la inflación y la deflación son solo manifestaciones distintas de una desvalorización del capital total, o de sus diversas fases. Así, desde el inicio de la 3ª revolución industrial [la microelectrónica] la fuerza de trabajo, como parte integrante del capital, se ha desvalorizado por todo el mundo, llevando a una deflación gradual de los sueldos reales.

Tal situación solo puede surgir como ventaja para la valorización del capital a partir de un punto de vista empresarial mezquino. Para el conjunto del sistema, sin embargo, la caída de los sueldos es fatal, porque disminuye o se elimina el poder de compra. La simulación de poder de compra por parte de las burbujas financieras, en paralelo con la deflación de los sueldos reales llevó, por otro lado, a una inflación de activos y títulos de crédito, sin cualquier cobertura real. La consecuencia solo podía ser un choque deflacionario de desvalorización de ese capital monetario ficticio, en el que ya se quemaron miles de millones de dólares y euros.

Con el siempre creciente aumento de la productividad, la deflación de los sueldos y rendimientos de la propiedad hacen saltar a la vista un enorme exceso de producción mundial de bienes, del que hace mucho hay indicios. El resultado es el rápido lastre de la desvalorización del capital real, del productivo (paro de máquinas, cierre de fábricas), del capital-mercancía (depreciación y destrucción de productos no-vendibles). Reducción drástica, descuentos arriesgados y créditos gratuitos a clientes como deflación de los precios de las mercancías (por ejemplo, en la industria automovilística) son apenas intentos temporales de retrasar ese tipo de desvalorización.

Ahora que los Estados avanzan directamente hacia la impresión de billetes para absorber el desastre de la deflación, ellos están preparando un nuevo gran brote de inflación, que desvalorizará radicalmente el dinero en general como "medio de vida" capitalista universal.

La causa profunda es que la 3ª revolución industrial desvalorizó, en una medida sin precedentes, la "sustancia trabajo" de todas las fases del "valor". Por eso, el capital mundial camina hacia una situación en la que inflación y deflación ya no se turnarán, sino que todas las formas del valor se desvalorizan igual y simultáneamente: fuerza de trabajo, capital industrial, capital mercancía, capital de crédito y dinero como medio englobador.

La Humanidad enfrenta la cuestión de saber si desiste voluntariamente de vivir por falta de posibilidades de valorización, o si pone fin al "modo de producción basado en el valor" (Marx).

Artículo Original: Deflation und inflation, en www.exit-online.org. Publicado en Neues Deutschland, 02/01/2009. Traducido por Rodrigo de Rezende

Leer más...

Una pérdida decisiva para Israel

lunes, 26 de enero de 2009



x Mousa Abu Marzuk

Los objetivos de Israel en su guerra contra Gaza se establecieron mucho antes de que la iniciara: Eliminar el Movimiento y el Gobierno de Hamas, lograr la reinstalación del dirigente de Fatah, Mahmoud Abbas, en Gaza, y poner fin a la resistencia armada. Otros dos objetivos no se anunciaron. En primer lugar, restablecer la vacilante confianza de la opinión pública israelí en sus fuerzas armadas tras su derrota a manos de Hezbola en el 2006. En segundo lugar, impulsar el gobierno de coalición en las próximas elecciones.

En consecuencia, declaramos que Israel perdió, y perdió con rotundidad. ¿Qué logró? El asesinato de un gran número de civiles, niños y mujeres, y la destrucción de viviendas, edificios ministeriales y otras obras de infraestructura, con el más avanzado armamento estadounidense y otras armas químicas y fósforo prohibidas internacionalmente. Casi 2.000 niños fueron asesinados y heridos en la desesperada búsqueda de objetivos políticos. Muchas organizaciones internacionales catalogaron estos ataques como crímenes de guerra, sin embargo, apenas una palabra de denuncia fue pronunciada por ningún líder occidental. ¿Qué mensaje quiere enviarle la Unión Europea a los Palestinos con su ignominioso silencio sobre estos crímenes, cuando habla incesantemente sobre derechos humanos?

En todo caso, las últimas tres semanas, y los anteriores 18 meses, han demostrado que los Palestinos jamás pueden ser quebrados ni por hambre, ni por asfixia económica, ni por un brutal ataque. Los líderes europeos tienen una sola opción: Reconocer el resultado de un proceso democrático que ellos mismos habían pedido y apoyado.

La agresión no consiguió socavar ni debilitar al gobierno dirigido por Hamas, ni volver a los Palestinos en contra de Hamas. En todo caso, el apoyo del público es más fuerte que nunca en Palestina y en todo el mundo. La capacidad militar de Hamas tampoco ha sido dañada. Esto explica por qué Israel fue corriendo a firmar un extraño acuerdo con los EEUU para poner fin a que lleguen armas a Hamas. Está condenado al fracaso. Como declararon el ex jefe del Estado Mayor israelí, Moshe Ya'alon y Binyamin Netanyahu, las fuerzas israelíes no han alcanzado sus objetivos.

¿Por qué se le permite a Israel un flujo continuo de las armas más letales, incluidas armas prohibidas, mientras que a los movimientos de resistencia nacional se les niegan los medios de defensa? Las Leyes Internacionales permiten a las naciones ocupadas resistir a sus ocupantes, y es un derecho que tenemos el propósito de aprovechar al máximo.

Israel debe aceptar la realidad de que es incapaz de romper la resistencia Palestina. Del mismo modo, Europa debe aceptar que el retorno Abbas sobre un tanque israelí no es una opción.

Tampoco se trata de ganar por medio de la "diplomacia" lo que el poder militar israelí no ha logrado obtener por la fuerza. Afirmar que todas las ayudas para la reconstrucción de Gaza deben pasar por el gobierno ilegal de Salam Fayyad sugiere no hay fin para la explotación de los Palestinos por parte de terceros. Nosotros no dejaremos nunca de buscar la unidad nacional, pero no permitiremos que sea alcanzada a costa de comprometer los derechos de los Palestinos.

Y al presidente Obama le decimos: La ola de esperanza que se produjo con su elección ha quedado muy amortiguada por su silencio sobre la masacre de Gaza. Esto fue agravado por su declaración previa a las elecciones tomando partido por los colonos israelíes de Sderot. Usted haría bien en conocer la historia de los lugares de los que habla. Sderot, que puede ser conocido por algunos como una ciudad israelí, se encuentra sobre las ruinas de Najd, una villa Palestina saqueada en mayo de 1948 por bandas terroristas sionistas. Los aldeanos fueron levantados de cama y forzados a abandonar sus hogares, nada más que con lo puesto, convirtiéndolos en refugiados durante los 61 años siguientes. Esa es la historia de Sderot.

Nunca es un buen comienzo mezclar a su tirano con las víctimas, pero todavía hay espacio para una reactivación de apasionado optimismo. Sólo si usted decide abordar de modo justo la cuestión de los 6 millones de refugiados palestinos y el fin de la ocupación de las tierras palestinas, incluida Jerusalén, podrá ser usted capaz de iniciar una nueva relación con el mundo islámico.

* Mousa Abu Marzuk es subdirector de la oficina política de Hamas

The Guardian, jueves 22 enero 2009. Traducido por http://www.medioscomunitarios.org

Leer más...

"Aquí terminó el Estado colonial, aquí se acabó el colonialismo interno y externo"


Agencia Boliviana de Información

La Paz, 25 ene (ABI).- El presidente Evo Morales celebró la noche de este domingo el triunfo del Sí en el referendo constitucional que se registró en el país y a la vez anunció la refundación inmediata del Estado boliviano.

A las 20.50, en Palacio Quemado, el Jefe de Estado salió a uno de los balcones para anunciar a la multitud que se apostó en plaza Murillo de La Paz, el triunfo del Sí en el referendo constitucional histórico que vivió el país.

"Aprovecho esta oportunidad para expresar mi gran reconocimiento a todas las hermanas y hermanos de Bolivia, a todos los compañeros y compañeras, a todas las ciudadanas y ciudadanos que mediante su voto, mediante su participación democrática deciden refundar Bolivia", expresó el Jefe de Estado.

El Presidente dijo que el esfuerzo de los movimientos sociales de toda Bolivia, sus profesionales, sus intelectuales, sus artistas, no ha sido en vano, pero especialmente la lucha del movimiento campesino indígena, el sector más excluido, el más marginado, más humillado durante la República, ahora es reconocido como pueblos, como organizaciones, personas que tienen el mismo derecho como cualquier ciudadano o ciudadana.

De triunfo en triunfo

"Desde el 2005 al 2009 vamos de triunfo en triunfo, los neoliberales, los vende patrias permanentemente están siendo derrotados gracias a la conciencia del pueblo boliviano", manifestó.

Morales sostuvo que el triunfo del Sí garantiza esas transformaciones profundas, qué significa, que se acabó con el latifundismo, con los terratenientes.

"Hermanas y hermanos presentes en la plaza Murillo, que nos escuchan, que nos ven en los distintos medios de comunicación, quiero decirles que estoy aprendiendo más para servir mejor al pueblo boliviano, y eso que dijimos permanentemente, mandar, gobernar obedeciendo al pueblo boliviano lo continuaremos asumiendo", anotó.

Acabó el estado colonial



Evo Morales aseguró que a partir de ahora comienza una nueva República y se acabó el Estado colonial.

"Quiero que sepan algo, aquí terminó el Estado colonial, aquí se acabó el colonialismo interno y externo", expresó.

Insistió en que terminó el neoliberalismo, la forma de subastar los recursos naturales, culminó la era de algunos señores que siempre intentaron regalar los recursos naturales.

"Ahora, gracias a la conciencia del pueblo boliviano, los recursos naturales se recuperan para toda la vida, y ningún Gobierno, ningún nuevo Presidente podrá subastar y entregar los recursos naturales a las transnacionales", enfatizó.

Sostuvo que el pueblo boliviano con su voto, con su conciencia, con su participación ha constitucionalizado algunas reivindicaciones que se llevaron adelante, por ejemplo queda constitucionalizado para toda la vida la renta Dignidad y el bono Juancito Pinto.

Afirmó que ahora los servicios básicos como el agua, teléfonos, energía eléctrica, es un derecho humano, por tanto, serán de servicio público y no de negocio privado.

Mayor coordinación

"Hermanas y hermanos, pueblo de Bolivia, vamos bien, solo falta mayor coordinación con nuestros prefectos de toda Bolivia, con nuestros alcaldes, y quiero anticiparles, ahora tenemos la gran obligación como Gobierno y autoridades legalmente electas constituidas, de aplicar e implementar la nueva Constitución Política del Estado boliviano", señaló.

Insistió en que la historia de Bolivia, después de elegir constituyentes, de buscar consensos, de concertar con algunos prefectos, se sometió un proyecto de Constitución a la voluntad política del pueblo boliviano.

"Y ahí debo saludar a esas fuerzas sociales del país, sean comités cívicos, populares, otros comités cívicos de algunos departamentos, la Central Obrera Boliviana, el Codelcam, por garantizar la aprobación de la nueva Constitución", apuntó. Mpa/Rq ABI

Derechos Reservados 1998-2008. La propiedad intelectual del material periodístico que difunde la ABI corresponde a los redactores de este medio. Por lo tanto, se ruega respetar el crédito correspondiente.

http://abi.bo/index.php?i=noticias_texto_paleta&j=20090125231705&l=200901250066_Evo_Morales_saluda_en_plaza_Murillo_la_victoria_del_S%ED_y_la_refundaci%F3n_del_pa%EDs._(ABI)

Leer más...

¿Qué es la crisis mundial sistémica del capitalismo? ¿Por qué nos esconden la realidad de la gravedad del asunto?


Manuel Sutherland | Para Kaos en la Red

Hablamos de crisis capitalista cuando matar de hambre a 950 millones de personas, mantener en la pobreza a 4700 millones, condenar al desempleo o la precariedad al 80% del planeta...ya no es suficientemente rentable para 1.000 empresas multinacionales y 2.500.000 de millonarios. Santiago Alba Rico

Diariamente somos bombardeados por informaciones confusas de alzas y bancarrotas de empresas que la mayoría desconoce. Salen una y otra vez "analistas" comentando las quiebras en cadena y las subidas bursátiles por anuncios presidenciales, pero ninguno explica lo que sucede en el planeta. Se habla de crisis, financiera, económica etc. Sin embargo -como decía Rosa Luxemburgo- la economía burguesa se muestra incapaz de explicar la crisis, la revela como si fuese un castigo divino, una sorpresa esotérica que los levantó una mañana estival para narrarles, que de pronto algo huele en Dinamarca y que hay que echarlo a la basura.

Crisis sistémica, de un modo de producción, por qué se define así y no de otra forma.

El problema no es la crisis del capitalismo, no, sino el capitalismo mismo. Santiago Alba Rico

El amigo Juan Kornblihtt se asombra de que casi todos los economistas definen la crisis como financiera y de como estos ideólogos del empresariado hacen un strip tease del sistema capitalista tratando de explicar como las finanzas, el empleo, la producción y el consumo son entes aparentemente disconexos que sólo suelen encontrarse en los manuales gordos que escriben los gringos y repiten los "progresistas rojitos".

Lejos del relativismo postmoderno, para quienes consideramos al marxismo un instrumento de análisis científico, la crisis se nos presenta de modo sistémico por la indisoluble vinculación de los diferentes momentos del hecho económico, es decir, de la forma en como los seres humanos se reproducen así mismos mediante la organización del proceso de trabajo que le permite satisfacer sus necesidades fundamentales con la utilización de medios de producción que le permiten servirse de la naturaleza como fuente integrada de la vida.

Así, Marx en los maravillosos Grundrisse (capítulo II) ubicó 4 momentos de un círculo que en cualquier espacio ser es o se convierte cada uno en el siguiente o en el anterior. La Producción, Distribución, Cambio y Consumo, son momentos de la reproducción material de nuestra existencia que históricamente evolucionan y se presentan de forma objetiva e independiente a nuestra voluntad individual y constituyen las relaciones sociales en los cuáles reproducimos nuestra vida.

Por tanto, cuando por televisión nos anuncian que Merril Lynch se vendió al 20% de su valor, que quebró Lehmans Brothers, HomeBank, Bear Stearns y cientos de mil millonarias corporaciones alrededor del mundo el asunto no puede ser culpa de decisiones irresponsables de entes individuales imbéciles, ni por la mala "suerte" en la ruleta de la bolsa. La explicación a todo ello se centra en funcionamiento estructural del modo de acumulación capitalista, en el corazón de su sistema, que permanentemente cabalga en el caos y la miseria que necesita generar para su funcionamiento.

¿Por qué se dan las crisis, que falla en la estructura?

Distante de la mediocre parcialidad y la mutilación del conocimiento integrador que defiende la burguesía, podemos entender que el sistema capitalista es caótico, y que en su seno conlleva una crisis tras otra, que a su vez sólo aparece a los ojos comunes en el instante en que la gran burguesía empieza a hallar dificultades de rentabilidad y por consecuencia se ahonda la contratara natural de la inmensa riqueza que se genera en el sistema, que no es otra que las hambrunas, miserias, precariedad y violencia desquiciante. Debido al espacio, me permito hacer una síntesis muy breve de ese andar anárquico, ineficaz y destructivo del sistema, ayudado por una sucinta exposición de la crisis de Natalie Moszkoska:

Veamos:
# El sistema está diseñado para la acumulación de capital, no para la satisfacción de las necesidades de quienes trabajan. La ganancia es el único motor de la actividad económica, por ello al burgués le es indiferente invertir en medicinas, drogas o tráfico de seres humanos, es un negocio como la marca de panes, puro y simple.
# El capital necesita incrementar la tasa de explotación al trabajo (su fuente de riqueza), forzado por la competencia global, lo que lo impele a depauperar y empeorar las condiciones de trabajo y existencia de los trabajadores en el mundo.
# El proceso de competencia va ahogando a millones de empresas, concentrando y centralizando la producción para aprovechar economías a escala. Esa es la única forma de fructificar los recursos técnicos para aumentar los beneficios, abaratar los salarios e incrementar la tasa de ganancia o variable decisión.
# La burguesía lucha por anárquicamente desarrollar la tecnología que le permitirá producir con menores costos (aumentado el tiempo de trabajo excedente expoliado por el patrón) y empobrecer relativamente a la clase obrera, al abaratar los medios de subsistencias que ellos mismos producen y que perciben como salarios cada vez más reducidos y insuficientes para adquirir todo lo que ellos mismo producen.
# Cada vez más el poder económico y su institucionalización (las organizaciones políticas de la burguesía) dominan el planeta y deciden por millones su destino. Atilio Boron comenta que a escala planetaria, 200 corporaciones reciben ingresos mayores al de todos los países del mundo salvo los 9 de mayores ingresos.
# La feroz competencia entre mega corporaciones y otras de menor ralea impulsa a la (SOBRE)producción, desesperada y absolutamente disociada de las necesidades sociales pertinentes a la humanidad.
# Por este mecanismo de concentración se reduce la cantidad de trabajadores ocupados, lo que constriñe la demanda efectiva de los bienes y servicios que una franja obrera produce y que otra más pequeña puede consumir, en detrimento de millones de obreros expulsados al Ejército Industrial de Reserva donde su depauperación, servirá al sistema para el sostenimiento de bajos salarios y aumentará la competitividad entre obreros para mendigar empleos de condiciones laborales infamantes.
# Con ello, se profundiza una brecha inmensa entre lo técnicamente factible de producir y lo efectivamente consumido.
# Como los consumos productivos (en maquinarias o bienes para crear otros bienes) no pueden adquirirse sin el desarrollo del consumo individual el sistema empieza a sobreacumular.
# La sobreproducción (de los bienes que poseen mayor valor) se hace mayormente manifiesta, y como decía Fourier, la pobreza surge de la riqueza. Así, millones de mercancías pululan en los anaqueles intentando cristalizar la plusvalía (savia vital del sistema) que conllevan y que difícilmente podrán materializar y que expulsará a los burgueses menos "competitivos", dilapidando inmensas fortunas producidas por la clase obrera.
# Ese recalentamiento se observa en anaqueles inicialmente repletos que no pueden renovarse de mercancías viejas, en mal estado et. Ello implica la paralización del crédito, el arreciar de las bancarrotas, el desempleo y la miseria acrecentada.

Es de por sí evidente que dialécticamente coexisten en el sistema contratendencias que frenan o amortiguan la evolución de estas bases funcionales, según períodos históricos de auge o retroceso de la lucha de clases. Sin embargo, la realidad nos muestra que a medida que se desarrolla el sistema, agudiza todas sus contradicciones y se muestra más reaccionario y salvaje.

¿Cómo combaten sus causantes la crisis? ¿Por qué nos engañan?

Puede preocuparnos que el virus tenga problemas para reproducirse o podemos pensar, más bien, que el virus es precisamente nuestro problema. Santiago Alba Rico

Sucintamente se pudieran plantear 4 escenarios básicos de lucha:

1. El plano ideológico: Mientras en la realidad, los trabajadores son echados a la calle en millones, las empresas quiebran en el miles, la inflación se dispara y hace imposible la subsistencia, la Burguesía con sus órganos propagandísticos se dedica a explicitar subidas y bajadas de entre el 1% y el 4% de la bolsa y "revelar" que Nothern Rocks de Inglaterra quebró por la "avaricia y maldad" de sus dueños (lo que muestra la imbecilidad y mistificación ilimitada de ese "análisis"). Encubrir la crisis, y hacerla ver como un episodio externo al sistema es un éxito de la burguesía que repiten aquellos que se dicen socialistas y sólo corean con golpes de moral los manuales de los gringos neoliberales y Keynesianos (que son casi idénticos).

2. El plano económico: Las ayudas secretas y públicas de los gobiernos que groseramente sobrepasan el billón (millón de millones) de dólares y se manifiestan en Nacionalizaciones fraudulentas y los 700 mil millones de dólares emitidos sin ningún respaldo por EEUU, son formas de aligerar la inmensa destrucción de fuerzas productivas y posterior concentración y centralización de capital que hará más grandes a los burgueses de mayor capital y desaparecerá a franjas enormes de pequeño burguesía y burguesía de poco capital. Conllevando a que éstas arrecien la explotación más cruenta (e incluso fuera de la legalidad burguesa) contra los trabajadores que por el atraso de las maquinarias de sus pequeños patrones, deben compensar con más cantidades de trabajo y en peores condiciones.

3. La burguesía ya está implantando incluso en los países centrales del capitalismo: la extensión de la jornada de trabajo a 65 horas, la precarización del empleo como políticas económicas que radicalizará el capital para abaratar los salarios, hambrear a la clase obrera y someterla, con el fin de salvar la tasa de ganancia y reflotar el sistema.

4. El plano militar. La represión brutal que se está desarrollando en estos instantes es sólo un muestra de lo que se viene. La fascista ley retorno contra la inmigración en Europa, las vueltas de la cuarta flota en América y la perspectiva de que los países más industrializados irán a la guerra para salvar a sus burguesías decadentes (al igual que lo hicieron en la segunda guerra mundial para salir de la depresión de los 30) es el cuadro que se avecina.

¿Qué hacemos ahora?


Me voy de regreso a mis combates,
Porque es vieja costumbre en mí
Escribir el último verso del poema
En las barricadas heroicas del pueblo
Víctor Valera Mora

Es lógico entender que la solución no viene del plano individual, amerita de una sólida organización revolucionaria que desarrollo un programa claro y drástico, para un problema de tal magnitud. El necesario desarrollo de la subjetividad revolucionaria que habla el compañero Luciano Vasapollos puede acrecentar las esperanzas de una salida donde los genocidas perezcan como clase social.

Los "salvatajes" burgueses son realizados con capital ficticio, sin respaldo, proveniente de préstamos de préstamos de otros préstamos que jamás se van a pagar. Es decir, los vencimientos prontos de las deudas, la Próxima crisis de las tarjetas de créditos y los consumos artificialmente financiados van a implosionar con mucha mayor fuerza que la crisis de las hipotecas. Ante ello, no queda más que la lucha por develar la gravedad de la crisis, porqué nos afecta tan gravemente, entender que no existen salidas capitalistas a la misma, que no hay retorno a la socialdemocracia populista, y que la única vía que existe es la destrucción del sistema que hace aguas en las crisis ecológicas, energéticas, éticas, alimenticia, cultural que juntas se arrullan en el cuadro sistémico de la crisis.

Ahora más que nunca amerita la radicalización de nuestras posturas en defensa de la clase trabajadora y por la construcción de la alternativa a la barbarie: el socialismo científico. Cerremos la anacrónica caja de Pandora llamada capitalismo (en todas sus variantes)

*Manuel Sutherland
manuel1871@gmail.com
Asociación Latinoamericana de Economía Marxista (ALEM)
(Ccs. 23/01/2009)

Leer más...