Contáctanos a socialismoenlared@gmail.com


¿DE DONDE PARTIMOS?



Poder Popular

Contrario a la arrogante sentencia de los “Filósofos” de la burguesía internacional la historia no llegó a su fin, hoy frente a la voracidad del imperialismo para reacomodarse a sus constantes crisis, reaparece la esperanza de los pueblos aferrada sobre ideales de justicia y progreso; cada vez son más las organizaciones, los grupos armados, las marchas, las campañas antiglobalizadoras y los gobiernos democráticos con perspectiva revolucionaria que surgen en el escenario político actual y que abren espacio a la posibilidad de superar “ la prehistoria de la humanidad”, representada hoy en la sociedad capitalista explotadora, embrutecedora y alienante, cuya muerte no procederá de bajas en las bolsas financieras o estafas multi-millonarias, ni la quiebra de las principales corporaciones transnacionales, sino a través la revolución socialista.

En el marco de este objetivo de la humanidad y de la lucha de clases que se desarrolla en Latinoamérica y más concretamente desde el proceso venezolano, surge el periódico “Poder Popular”. El mismo es producto del fermento de la conciencia crítica que en los últimos años han despertado sectores populares vinculados al PSUV y a la revolución bolivariana en torno al planteamiento: CONSTRUCCIÓN DEL SOCIALISMO.

Este periódico, parte de la necesidad de aportar desde el desarrollo de la teoría y la práctica revolucionaria orientaciones que contribuyan a unificar el programa del pueblo trabajador de Venezuela y Latinoamérica. Sostenemos que la teoría acerca de cómo construir el socialismo está en elaboración permanente, por lo que partimos de cuatro fuentes fundamentales que deben enriquecer esta construcción:

El marxismo, en las extraordinarias criticas de Marx y Engels al capitalismo, en la metodología para realizarlas y en sus propuestas acerca del desarrollo futuro de la sociedad, la eliminación de la explotación del hombre por el hombre, de las clases y del estado; y las elaboraciones filosóficas a partir de la tesis de la dialéctica materialista. El imaginario colectivo indígena, su cosmogonía ancestral sobre la relación armónica con la naturaleza a la que pertenecemos y la esencia comunera de sus relaciones sociales de producción. Los ideales de Bolívar y la generación Libertadora Latinoamericana, de la cual tomamos la visión republicana (Justicia y Libertad bajo leyes inexorables), así como la integración del pueblo latinoamericano y su propuesta anti-imperialista. El Cristianismo y la Teología de la Liberación, de los cuales tomamos su concepción de liberación del ser humano en la tierra y el socialismo, además de las prácticas de solidaridad, amor, justicia y paz.

Sobre esta base el periódico Poder Popular a partir de su línea editorial se propone a participar activamente en la gran marcha ascendente de los trabajadores y las trabajadoras hacia la sociedad sin clases; siendo consecuentes con los principios revolucionarios, con el desarrollo practico del Plan Nacional Simón Bolívar y con la utilización de todas las formas de lucha contra las fuerzas del capital.

Tomamos distancia de la prédica de los sectores dogmáticos y reformistas presente en el proceso bolivariano, que propone completar el desarrollo capitalista en lugar de transformar la revolución democrática en revolución socialista; igualmente combatiremos sin concesiones teóricas de ningún tipo, las dañinas practicas y posiciones de la social-democracia “roja rojita” (oportunismo y reformismo) que propone sustituir la revolución del poder popular por la permanencia del poder burgués y la democracia solo de elecciones.

Coincidimos por tanto con Guevara (apuntes críticos al manual de economía política de la URSS) y Lenin (El estado y la revolución) respecto a que el socialismo puede construirse en países donde el desarrollo capitalista no se ha completado. Para ello hay que crear una economía socialista, que permita desarrollar las fuerzas productivas y concebir la construcción del socialismo como un proceso orientado por la conciencia revolucionaria (la planificación centralizada, desconcentrada y democrática).

El Poder Popular y la Asambleas del Pueblo Organizado

Para transitar la ruta antes mencionada se debe construir el poder revolucionario en formación y contradictorio al estado burgués venezolano; en palabras de Gramsci, se trata es de edificar “el nuevo bloque histórico de la revolución”. El mismo se basa en la organización progresiva de las fuerzas del pueblo trabajador (obreros, estudiantes, trabajadores del campo, trabajadores del arte y la cultura, profesionales asalariados, madres del barrio etc) quienes en sus luchas contra el mundo del capital van formando e introduciendo elementos de la economía socialista, de su cultura y su política hasta que surge una situación en la que es posible destruir la vieja maquina del estado capitalista y sustituirla por el bloque de poder revolucionario.

En nuestro país, al cumplirse 10 años del proceso bolivariano, se han venido conformando y moldeando ciertas organizaciones potencialmente revolucionarias, como los consejos comunales, las misiones, las aldeas universitarias, los comités de salud y de tierras, la milicia nacional bolivariana, los sindicatos y frentes campesinos entre otros, que han integrado a millones de trabajadores de manera permanente a la participación sobre diferentes problemas de la revolución.
Hasta hoy muchas de estas organizaciones se hallan desarticuladas y subordinadas a la burocracia del estado burgués, sin embargo, las mismas por estar constituidas por las masas revolucionarias pueden dar un salto a través de un programa que unifique sus luchas y las vincule al proyecto socialista.

Las Asambleas del Pueblo Organizado se darán a través de la unificación práctica de estas organizaciones y orientará la conformación de consejos del poder popular como lo expresó el articulo 70 de la propuesta de reforma constitucional.

Sobre este tema, El filosofo húngaro Istvan Mészáros muy citado por el presidente Chávez, sugiere que “establecer ese control social tomará tiempo y requerirá de la mas activa participación conciente de la comunidad de productores; activando las energías creadoras reprimidas de varios grupos sociales para tomar decisiones fundamentales sobre sus problemas vitales”.

He allí la esencia de los objetivos que nos planteamos a través de este periódico, insistir en que desde hoy y a través de la Asamblea del Pueblo Organizado y el PSUV edificaremos ese poder revolucionario desde donde guiaremos la construcción socialista bolivariana.

“En esta lucha, los trabajadores y las trabajadoras no tenemos nada que perder, como no sean nuestras cadenas. En cambio, tenemos un mundo entero que ganar”